Alcoa segrega la planta de A Coruña pero mantiene su domicilio en Madrid

stop

La multinacional rechaza las alegaciones del comité contra la constitución de una unidad de negocio independiente

Marcha de los trabajadores de Alcoa en 2012 por una rebaja de la tarifa eléctrica | EFE

13 de enero de 2014 (22:16 CET)

A pesar de la oposición de los trabajadores de la fábrica de A Coruña, Alcoa Inespal ya ha iniciado los trámites para segregar las unidades de negocio en la ciudad herculina y en Avilés. Para los sindicatos, se trata de una medida que no tiene sentido en la actual coyuntura del grupo y que podría esconder una futura reestructuración. Por su parte, la compañía insiste en que se trata únicamente de una maniobra jurídica para mejorar la eficiencia y la solvencia de las plantas. No obstante, a pesar de la segregación, la sede social de la nueva Alcoa Inespal A Coruña se mantiene en Madrid, junto con el resto de empresas del grupo estadounidense.

Según datos del Registro Mercantil, el pasado 23 de octubre se constituyó la sociedad Alcoa Inespal Coruña SL. Con un capital social de 3.000 euros, su objeto es la “fabricación de aluminio y sus aleaciones por los procedimientos y partiendo de las materias primas que en cada época se estimen como más favorables para el interés social y para la economía del país”, así como “la transformación del aluminio, sus aleaciones, otros metales y productos plásticos”. Su domicilio social se encuentra en la calle Pedro Teixeira, 8, en Madrid.

Igual ocurre en el caso de Avilés. Constituida el mismo día, también se encuentra domiciliada en la comunidad de Madrid.

El control sigue en Madrid

Fue el pasado día 2 de enero cuando Alcoa Inespal SA dio luz verde a los trámites para iniciar la segregación por la que “se transmite en bloque y por sucesión universal la parte del patrimonio, constitutiva de una unidad económica independiente, correspondiente a la fábrica de producción de aluminio primario situada en A Coruña a la sociedad Alcoa Inespal Coruña SL”.

El presidente del comité de empresa de Alcoa en A Coruña, Nazario Arias, comenta que, a su juicio, el proceso de segregación presenta incongruencias. Se crea una unidad de negocio independiente “pero el volumen de producción sigue estando controlado desde Madrid”.

Alegaciones de la plantilla

Este mismo lunes, el comité de empresa de la factoría herculina recibió la respuesta del grupo de aluminio a sus alegaciones en contra del proceso de segregación. “Todavía estamos estudiando la documentación que nos han remitido, pero insisten en que no hay ningún riesgo para el futuro de la factoría”, conceden.

La segregación ha generado la alarma en la plantilla debido sobre todo a que se produce después de que el pasado septiembre la multinacional pusiese a la venta las fábricas de Amorebieta, en Vizcaya, y de Alicante, además de la de Castelsarrasin, en Francia. La fábrica herculina da trabajo a 360 personas.

Fábrica rentable

“La fábrica de A Coruña es rentable, y lo sería mucho más con una mínima inversión y si se apostase por ella”, reiteran desde el comité de empresa, que añaden, con respecto a sus recelos, que Alcoa ya amenazó en 2011 con cerrar sus plantas en España si no se les ofrecía una tarifa eléctrica más competitiva.

“Eso lo hicieron dando beneficios en España. Ahora, que se prevén pérdidas, estamos alerta de cualquier movimiento”, argumentan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad