Alcoa se da seis meses para recortar drásticamente su capacidad de producción

stop

Reducirá 503.000 toneladas métricas en aluminio y 1,2 millones de toneladas en alúmina, las áreas en las que operan las plantas gallegas

Marcha de protesta por la situación de Alcoa en A Coruña

en A Coruña, 03 de noviembre de 2015 (13:47 CET)

Alcoa se ha dado seis meses para aplicar un enorme recorte en su capacidad producción. La multinacional llevaba tiempo estudiando cómo pasar las tijeras por el negocio Upstream, el aluminio primario en el que trabajan, entre otras, las plantas gallegas. Este lunes, la dirección de la compañía ha puesto cifras sobre la mesa.

Reducirá la capacidad de fundición de aluminio en 503.000 toneladas métricas y la capacidad de refino de alúmina en 1,2 millones de toneladas métricas, recortes que comenzarán en el cuarto trimestre de 2015 y se completarán a finales del primer trimestre de 2016.

Áreas "no rentables"

La multinacional considera que el tijeretazo se aplica sobre la capacidad "no rentable" con el objetivo de mejorar sustancialmente la productividad y ante un contexto de mercado que le es adverso. Los problemas derivan, por un lado, de los costes energéticos, y, por otro, del papel de China, que ha reducido la demanda de aluminio y ha inundado los mercados europeos de producto a bajo precio.

"Son medidas difíciles pero necesarias. Fortalecerán aún más nuestra cartera Upstream, reducirán costes e impulsarán una mayor capacidad de recuperación", dice la compañía en un comunicado.

Más sombras sobre las plantas españolas

Alcoa, en realidad, lleva tiempo aplicando este tipo de recortes en sus plantas alrededor del mundo. De hecho, desde 2007, la capacidad total de fundición de la compañía se habrá reducido un 45% una vez aplicado el último tijeretazo, es decir, finalizado el primer trimestre del próximo año.

A esto se suma la separación en dos unidades de negocio que ha decretado la multinacional, segregando su división de aluminio primario, en las que quedarán las tres plantas españolas, de su división más rentable y de mayor valor añadido, centrada ahora en la industria aeroespacial y automovilística.

Toda la reestructuración arroja más oscuridad sobre el futuro de los centros de producción gallegos. La compañía todavía no se ha pronunciado sobre el futuro de la fábrica de A Coruña una vez celebrada la subasta eléctrica. Al problema del coste energético se suma ahora la inestabilidad del mercado y el proceso de reordenación interna que acomete Alcoa, recorte de producción incluido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad