Alcoa releva a Rosa García, la presidenta del año más crítico de las plantas españolas

stop

La directiva gallega cesa de su cargo tras solo 16 meses de gestión y a poco más de uno para la subasta eléctrica que decidirá el futuro de las fábricas de A Coruña, Lugo y Avilés

Rubén Bartolomé releva en la presidencia de Alcoa España a Rosa García Piñeiro

en A Coruña, 21 de julio de 2015 (04:05 CET)

Alcoa cambia a una presidenta gallega por un presidente asturiano. Rosa García Piñeiro ha cesado de su cargo como primera directiva de la compañía en España tras poco más de 16 meses de gestión. Fue nombrada en febrero de 2014 y es relevada, por decisión de la cúpula del grupo norteamericano, en julio de 2015.

Pasará a ocupar un puesto de nueva creación, directora de Sostenibilidad para Europa, que en realidad tiene muchas similitudes con el cargo que ocupaba antes, directora de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Alcoa en Europa. En todo caso, explican en la compañía, le corresponderá arrancar una oficina de cero. No está claro si es un ascenso, por aquello de las dimensiones, o una vuelta a los orígenes, tan adecuados al perfil internacional de la mariñana. Lo cierto es que se va en un momento decisivo para las plantas españolas y con los deberes a medio hacer.

Negociadora con Industria

Las fábricas de Alcoa en España, sobre todo las de A Coruña y Avilés, se juegan su continuidad en una nueva subasta de interrumpibilidad que se celebrará, si no hay nuevo cambio de fecha, entre finales de agosto y la primera semana de septiembre. La compañía necesita las primas del Gobierno por desconectarse de la red en momentos de elevada demanda eléctrica para asegurar la rentabilidad de sus plantas. Si no las consigue, mantiene una amenaza permanente con cerrar los centros y dejar sin empleo a centenares de trabajadores.

Rosa García se reunió hasta la saciedad con personal de Industria. En la empresa no son capaces de cuantificar los encuentros. El objetivo era modificar el mecanismo para tener más garantías de un final feliz o, como mínimo, organizar subastas a más largo plazo porque con la vigencia anual actual la compañía ni siquiera se plantea inversiones. La directiva gallega vivió en esa incertidumbre el primer año, con el cierre sobre la mesa y los trabajadores en la calle. La dirección llegó incluso a plantear un ERE. Este curso la historia se repite, y otra vez dependerá de la subasta el futuro de los centros de A Coruña, San Cibrao (Lugo) y Avilés.

El cuento chino 

La ya ex presidenta de Alcoa España no tenía mala prensa entre los trabajadores ni tampoco especialmente buena. Mantenía una mejor relación en Lugo, donde comenzó su trayectoria en el gigante del aluminio como ingeniera de medio ambiente. La plantilla se enteró de su cese de la misma manera que los medios, con un comunicado de la compañía. Así lo suele hacer Alcoa.

Más allá de los prolongados traumas de la multinacional con el medioambiente, que le han costado un buen número de sanciones, fuentes del sector consideran que García ejercerá un papel importante en relaciones institucionales en un momento especialmente delicado para la compañía por la llegada de aluminio chino a bajo precio a Europa. China es clave en el mercado, no sólo por ser un exportador nato, sino también por consumir casi el 50% del producto que se fabrica en el mundo.

Relevo natural

El relevo de Rosa García en España es casi una solución de continuidad. El nuevo presidente en España será Rubén Bartolomé, que inició su carrera en la compañía en 1989 en la planta asturiana de Avilés, pero que ejercía ya como coordinador de los tres centros productivos como responsable del área de Productos Primarios. Está también vinculado a Lugo ya que fue director general de San Ciprián desde 2012 a la actualidad.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad