Marcha de los trabajadores de A Coruña contra el cierre de la planta de Alcoa y pidiendo una solución al problema energético

Alcoa rechazó al nuevo dueño de Alu Ibérica: era de las peores ofertas

Grupo Industrial Riesgo compra el 74,5% de Alu Ibérica con una sociedad que creó hace unos meses y tras recibir una baja valoración en la puja de Alcoa

El fondo suizo Parter tardó lo mismo en comprar las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés que en venderlas. Se hizo con las factorías tras nueve meses de negociaciones entre el Gobierno de Pedro Sánchez, la multinacional norteamericana, los sindicatos, la Xunta y el Principado de Asturias, que desembocaron en un proceso de venta de cuatro meses. Tras la operación cerrada el 31 de julio del año pasado, Parter ha vendido las plantas nueve meses después a Grupo Industrial Riesgo, que se hace con el 74,5% de las dos factorías, agrupadas en Alu Holding AC Spain, es decir, Alu Ibérica.

Riesgo participó en la puja organizada por Alcoa y tutelada por el Ministerio de Industria. Estuvo entre las seis empresas que mantuvieron su interés hasta el final, pero fue descartada por la multinacional. Fuentes conocedoras de aquel proceso señalan que obtuvo una de las puntuaciones más bajas en la valoración final a pesar de pujar por las dos factorías. Como casi todos los que participaron en aquella venta, condicionaba la inversión al precio de la energía, cuya regulación mediante el estatuto del consumidor electrointensivo ha caído en el olvido por culpa de la pandemia.

Una sociedad instrumental creada hace unos meses

Grupo Industrial Riesgo se autodefine como una sociedad con sede en Madrid y dedicada a invertir en empresas en dificultades para tomar una participación mayoritaria y reestructurar y consolidar el negocio. En realidad, quien compra es un vehículo inversor creado hace apenas unos meses, System Capital Management (SCM), constituida en enero de este año con un capital social de 330.000 euros. Es esta sociedad la que se incorporó como administrador mancomunado al holding de Alu Ibérica.

SCM tiene como administrador único a Luis Losada Gómez, que está vinculado a otras dos sociedades también creadas recientemente, en mayo del año pasado, Pm Mr 1866 y Gestión y Administración de Franquicias. Las plantas de Alcoa se mueven en una red de sociedades instrumentales, que se suman a Blue Motion Technologies holding, la empresa suiza que utiliza Parter para controlar el 24,5% del capital que le queda.

Los compromisos de Parter con Alcoa

“Grupo Industrial Riesgo posee una probada experiencia en gestión empresarial y está altamente capacitado en el sector industrial, en el que ha acometido con éxito importantes proyectos, lo que le avala para afrontar y superar el difícil momento que está atravesando Alu Ibérica”, asegura la compañía sin aclarar a qué éxitos se refiere ni qué equipo se encargará ahora de la gestión de las plantas, que suman más de 600 trabajadores.

El comprador promete preservar el empleo y acometer inversiones, pero la operación deja dudas sobre la mesa. El contrato de compra firmado por Parter con Alcoa exigía la preservación del empleo en las mismas condiciones durante dos años. La multinacional apoyaba el plan industrial del comprador con fondos para la reactivación de las cubas de electrólisis y respaldo financiero. La factura de estas ayudas superó los 100 millones.

La multinacional norteamericana no se ha pronunciado sobre si considera que Parter respeta el acuerdo con esta venta al mantenerse en el capital de la empresa. Sí lo ha hecho el Ministerio de Industria, aunque solo para decir que desconocía la operación y que el último contacto con Parter fue a finales de febrero, cuando le dijo que buscaba un socio para reforzar el capital y realizar proyectos de inversión.

¿Influyó el coronavirus?

Grupo Industrial Riesgo promete “impulsar la actividad” con un “nuevo plan de desarrollo a largo plazo que incluye acciones inmediatas en el campo de las necesarias inversiones en las plantas”. Parter, por su parte, justifica la venta por la difícil situación que atraviesa la industria del aluminio en España, “agravada extraordinariamente a nivel global como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19”.

Fuentes del sector aseguran que los precios del aluminio han experimentado una fuerte caída, situándose en ciertos productos a niveles de la crisis financiera de 2008. El fondo suizo adquirió las factorías gratis, recibiendo ayudas para ponerlas en marcha. No ha aclarado las cifras de la venta de las plantas nueve meses después de aquella operación.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad