Alcoa rechaza que la segregación de la planta de A Coruña implique su cierre

stop

Las fábricas de Alicante y Amorebieta continúan sin comprador desde septiembre

Marcha de los trabajadores de Alcoa en 2012 por una rebaja de la tarifa eléctrica | EFE

07 de enero de 2014 (23:27 CET)

El pasado jueves, Alcoa Inespal, una de las filiales de la multinacional del aluminio, inició los trámites para segregar como unidades de negocio propias las factorías de A Coruña y de Avilés. La maniobra, que ya había sido adelantada por la dirección del grupo, no ha sentado bien entre la plantilla herculina que cree que podría esconder “el primer paso para una futura venta o cierre”. No obstante, desde la compañía insisten en que se trata de un trámite “administrativo” que servirá para mejorar “la gestión y la transparencia” de estas fábricas.

Fuentes de Alcoa insisten en que la segregación de las unidades de negocio “no está relacionada”, ni implica en sí misma que las unidades que se constituyen como una sociedad propia vayan a sufrir reestructuraciones, cierres o ponerse a la venta.

"Mayor eficiencia"

Está previsto que sea a finales del próximo febrero cuando la factoría coruñesa se transforme en una entidad independiente: Alcoa Inespal A Coruña SL. Desde la compañía, aseguran que la segregación de la unidad de negocio forma parte de una serie de maniobras iniciadas hace ya tiempo para conseguir mayor eficiencia dentro de todo el grupo en España.

Insisten, por ejemplo, en que las dos líneas de trabajo que existen en la factoría de San Cibrao, en Lugo, pertenecen a dos sociedades distintas del grupo: Alúmina Española SA y Aluminio Español SA.

Momento delicado

No obstante, el anuncio de la segregación de la factoría coruñesa, que da trabajo a unas 360 personas, llegó en un momento delicado. El pasado septiembre, la multinacional estadounidense puso a la venta las fábricas de Amorebieta, en Vizcaya, y de Alicante, además de la de Castelsarrasin, en Francia.

“Se abrió un proceso exploratorio de las potencialidades de estas plantas para la venta, pero de momento no hay novedades”, indican desde la compañía. “Las fábricas siguen trabajando con normalidad”, añaden.

Por el momento, los trabajadores coruñeses presentarán un informe negativo, aunque no vinculante, oponiéndose a la segregación de la planta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad