Alcoa, que amenaza a la planta de A Coruña, logra sus mayores beneficios en cuatro años

stop

La multinacional del aluminio ganó 250 millones de dólares en el primer semestre, aunque revisó su previsión de crecimiento a la baja por la caída del mercado chino

Marcha de trabajadores de Alcoa en A Coruña / EFE

en A Coruña, 26 de agosto de 2015 (14:32 CET)

A pesar de las turbulencias provocadas por China, a Alcoa no le van mal las cosas en este 2015. La multinacional norteamericana del aluminio, con plantas en A Coruña, Lugo y Avilés, está marcando sus mejores resultados desde 2011. Aquel curso cerró el año con 611 millones de dólares de beneficio, para iniciar posteriormente una reconversión de su negocio hacia la industria aeroespacial y automoción, lo que ha implicado en los últimos años cierres y reestructuraciones en las plantas metalúrgicas que tiene por todo el mundo.

Los datos hechos públicos por el grupo en julio, muestran un resultado positivo de 250 millones de dólares en el primer semestre, un 16% más que en los primeros seis meses de 2014. En realidad, suponen el mejor balance desde 2011, con unos ingresos también al alza que superaron los 5,9 billones de dólares en seis meses. Bien es cierto, que en gran medida se debe al buen rendimiento del segmento aeroespacial, en el que Alcoa no escatima inversiones. 20 millones de dólares se gastó la multinacional en tecnología aeronáutica para sus instalaciones de Whitehall, en Michigan.

En cambio, el segmento de metales primarios y alúmina está en fase de ajuste para reducir costes y compensar la caída de precios. Ese es el argumento que sostiene la nueva amenaza de cierre que sobrevuela la planta de A Coruña y la de Asturias, después de que este martes el presidente de la compañía en España, Rubén Bartolomé, informara a los trabajadores de que registraban "fuertes pérdidas".

El factor chino

Y la causa no es otra que el traspiés de China, que ha caído como una tormenta sobre los mercados mundiales. En la presentación de los resultados semestrales, Alcoa ya anunció una revisión a la baja de sus previsiones para este año en el mercado aeroespacial y de camiones chino, informa Bloomberg, que destaca también que la capacidad de fundición de aluminio de la multinacional cayó un 30% desde 2007, a fuerza de cerrar y reestructurar plantas.

El problema actual no sólo es la caída de la demanda interna de China, sino también que, como consecuencia, el país asiático tiene un excedente de producto que está inundando el resto de mercados y provocando el desplome de los precios, explica Alcoa.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad