Alcoa pone 150 millones en fábricas e inmuebles como garantía en su pleito con Hacienda

stop

La reclamación del fisco alcanza los 242 millones por el Impuesto de Sociedades de 2003 a 2009; los activos afectados pertenecen a Alumino Español, que controla la planta de San Cibrao en Lugo

Marcha de trabajadores de Alcoa en A Coruña / EFE

en A Coruña, 31 de mayo de 2016 (21:34 CET)

Las discrepancias entre Alcoa y la Agencia Tributaria han forzado a la multinacional estadounidense a poner sus activos en garantía para responder a las reclamaciones del fisco, que, según sus propias estimaciones, podrían derivar en un ajuste fiscal de 242 millones. Es decir, Hacienda reclama a la compañía por el Impuesto de Sociedades 242 millones más de lo que ha abonado.

El conflicto, que ha llegado a la Audiencia Nacional tras la cadena de recursos presentados por Alcoa y que continúa sin resolver, viene de lejos. Se inició en las inspecciones correspondientes a los ejercicios 2003, 2004 y 2005, que concluyeron en 2013. Sin embargo, es en las últimas cuentas presentadas por el grupo fiscal español donde la multinacional reconoce que ha prestado en garantía "activos inmobiliarios e industriales" hasta "un máximo de 149 millones en relación con el proceso contencioso administrativo".

Dichos activos están controlados por una de las sociedades del grupo fiscal, Aluminio Español, que es también la que controla la planta de aluminio de San Cibrao en Lugo. Alcoa no aclara qué activos ha puesto como garantía, aunque se muestra convencida de que tiene argumentos sólidos para ganarle la batalla a Hacienda, que prosigue en la Audiencia Nacional.

Un conflicto en bucle

Las discrepancias se centran en la deducibilidad de determinadas transferencias y préstamos entre sociedades del grupo fiscal, que los técnicos de la Agencia Tributaria consideran no deducibles. En esa discrepancia se fundamentó una primera reclamación correspondiente al Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2003, 2004 y 2005. Alcoa recurrió primero al Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), que rechazó sus argumentos en octubre de 2013. Acto seguido, presentó recurso ante la Audiencia Nacional.

Hacienda, siguiendo la misma premisa que guió la primera reclamación, amplió las inspecciones sobre el Impuesto de Sociedades de los ejercicios de 2006 a 2009. El resultado fue el mismo. Alcoa recurrió al TEAC, que desestimó sus argumentos el año pasado, y acabó presentando un recurso en la Audiencia Nacional en marzo de 2015.

Alcoa Inversiones, el holding que encabeza el grupo fiscal español, estima que la reclamación total podría ascender a unos 242 millones de euros. La multinacional decidió prestar en garantía sus activos, plantas, inmuebles y terrenos, hasta un máximo de 149 millones, mientras no se resuelve el litigio.

'Calderilla' para Alcoa

Aunque pertenecen a Aluminio Español, una sociedad que maneja más de 1.700 millones en activos, según su memoria anual, la multinacional garantiza que, "si los recursos mencionados anteriormente no tuviesen éxito, serían aplicables a la sociedad Alcoa Inversiones España, S.L. (sociedad cabecera del Grupo Fiscal), sin verse afectada la Sociedad Aluminio Español, S.A.".

A pesar de la abultada reclamación, el gigantesco patrimonio de Alcoa, que ha puesto el cartel de 'se vende' a sus plantas españolas, hace que la multinacional pueda responder sin apuros a la deuda, por lo que concluye que una resolución desfavorable no causaría un impacto significativo en sus balances.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad