Alcoa planea un recorte masivo de producción pese a los beneficios

stop

La compañía explica en su balance que mantiene 500.000 toneladas de alumino y 2,8 millones de toneladas de alúmina bajo revisión para "su reducción, cierre o venta"

Protesta de los trabajadores de Alcoa en A Coruña

en A Coruña, 19 de abril de 2015 (02:15 CET)

Alcoa continuará la senda iniciada el pasado año y seguirá haciendo ajustes en aquello que denomina "productos básicos", es decir, el aluminio y la alúmina, que se producen, entre otras plantas de la multinacional en el mundo, en Galicia. La revisión de la producción ya había sido anunciada y en la presentación de los resultados de su primer trimestre fiscal, la compañía se mantiene en sus trece, pese a obtener beneficios de 195 millones de dólares, algo más de 180 millones de euros.

Y es que está en pleno proceso de reestructuración, que tiene entre sus líneas maestras la reducción de los costes fijos en sus "negocios de productos básicos" a través de reducciones en su capacidad de fundición y refinación. En concreto, Alcoa realizará un "análisis estratégico durante los próximos 12 meses de 500.000 toneladas métricas de capacidad de fundición y 2,8 millones de toneladas métricas de capacidad de refinación para su posible reducción, el cierre o venta". El año pasado ya pasó las tijeras a otras 97.000 toneladas sin que por ellos se vieran afectadas las plantas gallegas, tan frecuentemente amenazadas por los precios de la energía. Todo ello, a pesar de que, según explica la compañía, la perspectiva para el mercado del aluminio este año es buena, con un crecimiento que rondará el 3,5% en 2015.

Valor añadido

En todo caso, la multinacional del aluminio ha asumido que está en fase de transformación. Su propio consejero delegado, Klaus Kleinfeld, manifestó la apuesta por "aportar materiales de valor añadido las empresas, nuevas capacidades para nuestro espacio aéreo y sector de la automoción". La compañía cifró las cargas de reestructuración en este primer trimestre en 158 millones. Sin ellas, su beneficio se dispararía hasta los 353 millones de dólares.

Fueron, precisamente, el crecimiento en el sector de la automoción en norteamérica y los trabajos para ingeniería aeroespacial los que más empujaron del carro. En Europa, la compañía destaca el auge del mercado del aluminio ligero para llantas de automoción, que la llevó a duplicar la capacidad de su planta de Hungría.

Recortes

Dentro de la estrategia de la compañía, ya hay plantas que han salido damnificadas. En la de São Luís (Alumar), en Brasil, se recortarán 74.000 toneladas de capacidad de fundición, mientras que en Surinam se reducen otras 443.000. La compañía también destaca la mejora en las instalaciones lucenses de San Cibrao tras la puesta en marcha del gasoducto da Mariña, que permite abastecer la fábrica con gas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad