Protesta de los trabajadores de Alcoa contra el cierre de la planta de A Coruña / Cabalar (EFE)

Alcoa multiplica las ayudas a Parter para blindar el empleo dos años

La multinacional aportará una cuantía “que excede significativamente los 40 millones” para las plantas de A Coruña y Avilés y exige dos años de actividad

Si nada se tuerce, el fondo suizo Parter se quedará con las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés. La multinacional norteamericana ha seleccionado su oferta frente a la de Quantum Capital considerando que es la que ofrece más garantías para dar continuidad a la actividad y preservar la totalidad de los empleos, casi 700, de las factorías. Además de la solvencia financiera, en la elección de la compañía ha pesado la oferta por las dos fábricas, pues Quantum solo quería la de Avilés, y la voluntad de reactivar las series de electrolisis y producir aluminio primario de Parter.

La operación no está cerrada. Primero los trabajadores deben dar el visto bueno a la oferta y el plan industrial del fondo. Eso es lo que solicitó la multinacional este viernes en una reunión de la comisión de seguimiento del ERE, que se convirtió desde hace tiempo en un cónclave sobre la venta de las factorías. Adicionalmente, Parter se reunirá la próxima semana con representantes de la Xunta y del Gobierno asturiano. Se da por hecho el apoyo a la venta de ambos ejecutivos. Después quedaría por firmar la compra con Alcoa.

Las condiciones de Alcoa

La compañía ha puesto como condición para la operación que se mantenga durante un mínimo de dos años la actividad de las plantas y la totalidad de la plantilla. Este requerimiento lleva aparejado un incremento de los fondos que dejará la multinacional para apoyar el plan industrial y reactivar las series de electrolisis, actualmente paradas. En un principio iban a ser 40 millones, pero este viernes fuentes de la compañía confirmaron que “excederá significativamente” esta cuantía, sin aclarar la cifra final.

Parter deberá cumplir, por tanto, esta condición si no quiere enfrentarse a una reclamación de Alcoa para recuperar ese dinero. El fondo está dispuesto a mantener las condiciones de la plantilla y a activar las cubas de electrólisis y producir aluminio primario, pero para ello requiere de garantías en cuanto al precio de la energía. Este viernes, las fuentes consultadas consideraban que el Estatuto del Consumidor Electrointensivo, la batería de medidas para abaratar la electricidad a la industria, no estará listo hasta, como muy pronto, finales de año, lo que impedirá el desarrollo del plan del fondo suizo, que también pretende diversificar la producción de las plantas de A Coruña y Avilés, enfocándose en sectores como el aeronáutico.  

El otro factor que dificulte la reactivación de la producción de aluminio es la ausencia de las dos plantas de la subasta de interrumpibilidad al quedar excluidas por renunciar a las ayudas de la anterior convocatoria. 

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad