El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una visita a la central térmica de As Pontes acompañado por el presidente de Endesa, Borja Prado
stop

Las amenazas de cierre que pesan sobre Alcoa y las centrales térmicas de Endesa y Gas Natural ponen más palos en las ruedas al empleo industrial de A Coruña

Rubén Rodríguez

Economía Digital

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una visita a la central térmica de As Pontes acompañado por el presidente de Endesa, Borja Prado

16 de noviembre de 2018 (05:00 CET)

Galicia suma incertidumbres a su futuro industrial. El impacto de la descarbonización y la crisis de Alcoa, que quiere cerrar las puertas de la planta de A Coruña, dejan en el aire cerca de 1.500 empleos, todos en la provincia donde se asienta Inditex. Mientras los trabajadores de la multinacional norteamericana continúan en pie de guerra contra el cierre, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, afirmó este jueves que la central térmica de Meirama, propiedad de Naturgy, no pasará de 2020 al incumplir la directiva europea de emisiones, mientras que a la central de Endesa en As Pontes no le augura vida más allá de 2030. “Es lo que creemos que va a ocurrir, no lo estamos imponiendo. No habrá ninguna en 2030 porque irán cerrando de manera natural”, dijo.

Tan llamativa valoración deja en el aire alrededor de un millar de empleos, entre directos e indirectos, que generan las térmicas gallegas, unos 200 por las instalaciones de Meirama y el resto por la actividad en As Pontes. Con la planta de Alcoa, con 370 empleados sin contar indirectos, la incertidumbre se extiende a cerca de 1.500 trabajadores.

Las térmicas y la industria electrointensiva

La problemática de las térmicas va más allá de su propia actividad, pues un eventual cierre generaría desequilibrios en el mix energético y tendría impacto sobre industrias como, por ejemplo, Alcoa. Este fue el hilo argumental que recorrió Alberto Núñez Feijóo al valorar las palabras del secretario de Estado de Energía: “A veces nos preguntamos por el comportamiento de las electrointensivas y ellas lo que ven son anuncios constantes que suben el precio de la energía, así que congelan sus inversiones", dijo el presidente de la Xunta.

Del precio de la energía dependen en gran medida Megasa, que ya recortó drásticamente la producción en Narón desde 2015; Ferroatlántica, que litiga con la Xunta para segregar las centrales hidroeléctricas del río Xallas; o la propia Alcoa en San Cibrao, que además de una planta de alúmina abastecida por el gasoducto de Naturgy cuenta con otra de aluminio en números rojos.

¿Cerrarán Meirama y As Pontes?

Este jueves, ni Endesa ni Naturgy quisieron hacer declaraciones respecto a las estimaciones del secretario de Estado de Energía. Todo parece indicar que en los plantes de Endesa no entra la clausura de las instalaciones en poco más de una década si se tiene en cuenta que la compañía está ejecutando una inversión de más de 200 millones para adaptar el complejo a la normativa de emisiones.

Fuentes del sector restan importancia a la valoración de Domínguez Abascal al situarse en un horizonte de más de diez años. Caso distinto, opinan, es el de Meirama, pues el cierre de la central se prevé para 2020. Naturgy presentó su plan estratégico el pasado verano que, si bien contemplaba 8.400 millones en inversiones, no aclaraba si destinaría a Meirama los 100 millones que necesita para alargar su vida más allá de 2020. Este jueves la compañía tampoco quiso pronunciarse sobre el futuro de la central.

La producción térmica se disparó el año pasado

La función de las térmicas como respaldo de las renovables para garantizar el suministro eléctrico tampoco parece superada, a pesar de los cierres a medio plazo –corto en el caso de Meirama-- que augura el Gobierno. Según los datos de Red Eléctrica, el desplome de la energía hidráulica el año pasado (un 49% respecto a 2016) por motivos climatológicos, así como la menor producción eólica, elevó sustancialmente la aportación de las térmicas, que coparon el 17% de la energía generada.

Las centrales de Meirama y As Pontes aportaron 10.817 gigavatios hora, con un crecimiento del 14%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad