Alcoa mantiene las dudas sobre el futuro de las plantas gallegas

stop

Asegura que seguirán funcionando “por el momento” y aplaza su decisión a final de año

El ministro Soria en la planta de Alcoa en Cervo (Lugo)

16 de octubre de 2012 (19:26 CET)

Ni la orden ministerial firmada por el titular de Industria, José Manuel Soria --en la que se compromete a mantener el mismo precio de la energía eléctrica en 2013 para grandes consumidores--, ni la mediación de la Xunta, han conseguido aclarar el futuro de Alcoa y de sus trabajadores en Galicia.

La dirección de la empresa en España mantuvo este martes una reunión con los empleados de sus instalaciones en A Coruña y San Cibrao, en la que sólo ha podido asegurar que la actividad continuará “por el momento” y que “ya hay nuevos pedidos”. Sin embargo, la decisión final sobre la viabilidad de las dos plantas gallegas se tomará a finales de año.

Fuentes de la empresa en España han asegurado a Europa Press que “en un futuro” será el mercado el que determine si toman nuevas medidas y que están pendientes de la negociación con las proveedoras de energía eléctrica. Estos dos factores, así como los pormenores de la orden ministerial firmada por Soria y su tramitación, se conocerán en los próximos meses y, según informan desde Alcoa, la dirección podrá llegar a una conclusión antes de fin de año.

Orden ministerial

Alcoa ha explicado que la reunión con los trabajadores estuvo centrada en analizar las aportaciones que hace la orden ministerial con la que el Gobierno pretende introducir cambios en la retribución que recibe la gran industria a través del servicio de interrumpibilidad --compensación por interrumpir la producción cuando hay picos de demanda eléctrica--, con el objetivo de compensar el aumento de los costes energéticos que están sufriendo los grandes consumidores de electricidad.

Al respecto, la empresa explicó que las medidas contenidas en la orden ministerial "pueden ayudar a que los costes energéticos sean competitivos", aunque ha recordado que debe recibir el visto bueno tanto de la Comisión Nacional de Energía como de la Unión Europea. Por ello, se mantiene pendiente de estos trámites y de cómo se desarrollen las negociaciones con las sociedades proveedoras de energía eléctrica, Gas Natural Fenosa, Iberdrola y Endesa.

El 1 de enero finaliza la relación bilateral de precios con los operadores, lo que podría encarecer aún más la factura eléctrica. La situación se volvería así insostenible, ya que los gastos de electricidad de los grandes consumidores suponen ahora entre un 40 y un 45% del total de su cuenta de gastos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad