Alcoa deja respirar a las plantas de A Coruña y Avilés un año más

stop

Tras la segunda subasta eléctrica paraliza los cierres aunque avisa de que la cuantía conseguida es inferior a la de otros ejercicios

Huelga de los trabajadores de Alcoa

A Coruña, 24 de diciembre de 2014 (01:46 CET)

Ha sido un buen regalo de Navidad para los más de 800 trabajadores que conforman las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés. La multinacional americana ha decidido retirar los expedientes de despido colectivo activados en ambas plantas. Cumplió con su parte. Había asegurado, en una suerte de chantaje al Ministerio de Industria, que paralizaría los cierres de ambas factorías si salía victoriosa de la segunda subasta de paquetes de interrumpibilidad de Red Eléctrica. Así ha sido, aunque la amenaza tan sólo se ha disipado durante un año.

Celebrada en Zaragoza la segunda subasta eléctrica de bloques de interrumpibilidad (las ayudas que el Estado da a los grandes consumidores eléctricos por parar su actividad en picos de demanda de energía), Alcoa reunió de urgencia a los sindicatos. Apenas unas horas después emitía un comunicado en el que aseguraba que, a falta de validación oficial por parte de las instituciones pertinentes, los servicios de interrupibilidad conseguidos son "suficientes para la continuidad operativa de las plantas en las actuales condiciones de mercado".

"Sólo durarán un año"

Pero la amenaza se disipa tan sólo temporalmente, y de las declaraciones hechas por la presidenta en España del grupo se deduce que la batalla con el ministro José Manuel Soria continuará.

Rosa García Piñeiro aseguraba que "los resultados obtenidos sólo durarán un año y su cuantía es inferior a lo conseguido en años precedentes". "Hemos asegurado una previsión de ingresos procedentes de las ventas de servicios de interrumpibilidad que permiten a nuestras fábricas seguir operando en las actuales condiciones de mercado. Sin embargo, como la adjudicación de servicios es solo para 2015, tenemos que seguir trabajando para conseguir un marco energético estable, a largo plazo, que garantice un precio de energía competitivo y, al mismo tiempo, reducir costes para asegurar la viabilidad de nuestras fábricas", puntualizó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad