Los trabajadores de Alu Ibérica se concentran en favor de la viabilidad de la compañía

Alcoa da un nuevo ultimátum a Parter por la planta de A Coruña

La multinacional da hasta el 4 de junio a Parter para revertir la venta de las plantas o “hacer que Riesgo cumpla las condiciones exigidas”

Este jueves vencía el plazo que concedió Alcoa a Parter para “cumplir las condiciones estipuladas en el contrato de venta” de las plantas de A Coruña y Avilés. La multinacional norteamericana considera que se vulneraron en el momento que el fondo suizo traspasó el 75% de las factorías a Grupo Industrial Riesgo.

Acabado el plazo inicial, Alcoa ha dado uno nuevo, hasta el 4 de junio. En esta ocasión, aclara que admite que Riesgo se quede con las factorías, pero exige que en las mismas condiciones que puso a Parter, es decir, que presente un plan industrial y que garantice durante dos años la preservación de los empleos y las condiciones laborales de los casi 700 trabajadores afectados. No especifica la multinacional si también requerirá solvencia financiera, como le exigió a Parter antes de firmar el traspaso de las factorías. La otra solución sería anular la venta a Riesgo.

La pugna entre Alcoa y Parter se produce mientras los trabajadores se movilizan y piden la intervención del Gobierno para asegurar el futuro de las plantas. Argumentan que no se ha presentado el plan industrial comprometido y que dudan de la legalidad de la venta a Riesgo. “No ha demostrado nada en A Coruña, de momento, ni siquiera ha demostrado que compró parte de la compañía legalmente y que está gestionándola conforme a la ley”, dijo el comité de empresa de la factoría el pasado jueves.

Alcoa responde a Riesgo

Los trabajadores se pronunciaban de esta manera después de que el nuevo dueño cargara contra el comité de A Coruña por las protestas de la plantilla. "La dirección actuará con toda su batería legal frente a las amenazas y presiones recibidas por parte de dicho comité de empresa. Además, estudiará si la movilización de hoy ha contravenido las normas de seguridad e higiene dictadas en el estado de alarma", dijo la compañía, alegando que generaban “confusión” en el resto de trabajadores y advirtiendo que, si no se trabaja “de forma conjunta” por la viabilidad de la compañía, las fábricas podrían acabar como la de Nissan en Barcelona o la de Alcoa en Lugo.

No fue la única guerra que abrió Riesgo, que también acusó a Alcoa de “prácticas contables cuestionables” en las cuentas de los ejercicios 2017 y 2018. La multinacional norteamericana respondió al nuevo dueño de Alu Ibérica asegurando que “ha mantenido sus compromisos en todo el proceso de venta” y que fue “abierto y transparente para todas las partes”.

“Alcoa es una empresa de reputación reconocida, con unas prácticas contables que siguen estándares internacionales y que están auditadas por empresas internacionales externas a la propia compañía. Y espera que estas prácticas las sigan también sus contrapartes”, dice la multinacional.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad