Protesta de los trabajadores de Alcoa frente a la planta de San Cibrao en Lugo / EFE

Alcoa agrava su crisis y anuncia pérdidas de mil millones en 2019

La compañía cierra el año con pérdidas récord y prevé que los bajos precios del aluminio y la alúmina se mantengan en este 2020

Alcoa cerró con pérdidas récord un 2019 marcado por su plan de ajuste. La multinacional estadounidense obtuvo unos números rojos por valor de 1.125 millones de dólares (unos 1.020 millones de euros) en un ejercicio en el que llevó a cabo la venta de sus plantas de A Coruña y Avilés al fondo Parter y el cierre de plantas como la de alúmina en Texas.

“En 2019 actuamos para fortalecer Alcoa, completando la desinversión de activos no competitivos, modernizando acuerdos laborales en tres países, implementando un nuevo modelo operativo y haciendo rápidos progresos en el proceso de revisión de activos que anunciamos el trimestre pasado”, concluye el presidente y CEO de la compañía, Roy Harvey.

Además de los gastos extraordinarios por su plan de ajuste, Alcoa se ha visto golpeada por el descenso de los precios de la alúmina y el aluminio, que provocaron que su facturación descendiese desde los 13.403 millones de dólares (12.060 millones de euros) del 2018 a los 10.433 millones (9.390 millones de euros) del año pasado.

Siguen los problemas en 2020

Alcoa ha puesto en marcha un plan de ajuste para desprenderse de sus plantas menos competitivas para capear con el temporal de precios que genera la sobreoferta de aluminio en el mercado global. La compañía prevé que el superávit de aluminio (diferencia entre lo que se produce y lo que se demanda) a nivel global se situará entre las 600.000 y el millón de toneladas métricas. Se trata de unos niveles casi idénticos al rango de 900.000 y un millón de toneladas alcanzado en este ejercicio.

Sï se aflojará la presión en el ámbito de la alúmina, que pasará de arrojar un excedente de entre 600.000 y un millón de toneladas a moverse entre un superávit de 700.000 toneladas y un déficit de 100.000.

Ante este entorno de mercado, la compañía calcula que el complejo de San Cibrao (Cervo), el único con el que cuenta en España tras sus ventas en A Coruña y Avilés, cerrará el ejercicio 2020 con pérdidas de 80 millones de euros con sus plantas tanto de aluminio como de alúmina registrando números rojos. La firma se encuentra a la espera de que el Gobierno presente el estatuto para el consumidor electrointensivo para conocer hasta qué punto puede aligerar su factura energética y reducir sus números rojos.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad