Los trabajadores de Alcoa recrudecen sus protestas ante el anuncio de despido de más de 500 trabajadores. EFE (Eliseo Trigo)

Alcoa advierte al Gobierno que las ayudas eléctricas no se devuelven

El Gobierno desconcierta a Alcoa al vincular las primas de interrumpibilidad de los últimos diez años con el empleo y amenazar con exigir su devolución

Nuevo susto en Alcoa, que este martes ha salido al paso de unas declaraciones de la ministra de Industria, Reyes Maroto, en el senado, quien ha endurecido su discurso con la multinacional desde que anunció el despido de 534 trabajadores en San Cibrao y rechazó el plan industrial a diez años que proponía el Gobierno. La ministra mezcló en su intervención las compensaciones por CO2 de la multinacional con las primas de interrumpibilidad de la última década, unos pagos a los grandes consumidores a cambio de que se desconecten de la red en picos de demanda para garantizar la estabilidad del sistema eléctrico. Maroto acabó diciendo que exigiría la devolución de 800 millones en ayudas si no se preservaba el empleo en la planta lucense.

 “Alcoa recibió 37 millones en compensaciones en CO2 en los últimos dos años y más de 800 millones en los últimos diez años. Acabamos de requerir a la empresa por esas ayudas que ha recibido en los últimos diez años, ayudas que estaban condicionadas al mantenimiento del empleo. Si Alcoa no cumple con este requisito, insisto, con el mantenimiento del empleo en la planta de Lugo, vamos a exigirle la devolución de las ayudas y los intereses de demora correspondientes”, fueron las palabras textuales.

 

 

Las ayudas eléctricas ni son ayudas ni se devuelven

La compañía respondió pocas horas después para alegar que solo un “malentendido” podía explicar que el Gobierno amenazase con exigir la devolución de esas partidas. Alcoa asegura que en la última década recibió menos de 43 millones de euros en ayudas, una parte vinculada a proyectos “ambientales o de innovación” y otra a las compensaciones por costes indirectos de CO2 en los últimos años. Difícilmente le podrían reclamar 800 millones cuando solo percibió 43.

La multinacional no incluye en la ecuación las primas vinculadas a las subastas eléctricas. “Respecto a la retribución por los servicios de interrumpibilidad, no son ninguna ayuda. Es una contraprestación por un servicio que se presta al sistema nacional de distribución de energía eléctrica para garantizar el suministro de energía eléctrica o mitigar el precio eléctrico.  El mecanismo de interrumpibilidad cuenta con una regulación específica es un servicio que existe en la mayoría de los países europeos. Los servicios de interrumpibilidad de adjudican en subastas organizadas por el gestor de la red eléctrica al que Alcoa ha concurrido al igual que un significativo número de empresas cualificadas grandes consumidoras de energía, y Alcoa ha cumplido con sus compromisos adquiridos referentes a estos servicios. No cabe devolución alguna”, señaló la empresa.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad