Imagen de la protesta nocturna en Cervo contra el cierre de Alcoa

Alarma en A Mariña: Alcoa dice que la venta a Liberty "está en riesgo"

Alcoa eleva la presión a Liberty y, por primera vez desde que inicio las negociaciones, dice que su actitud "está poniendo en riesgo el proceso de venta"

Alcoa vuelve a elevar un día más la presión sobre Liberty House (del conglomerado GFG Alliance), empresa con la que negocia la compraventa de la planta de aluminio primario de A Mariña, con 534 trabajadores. Los sindicatos creen que la multinacional americana, simplemente, no quiere vender la factoría lucense, sino cerrarla, y lo cierto es que, en una nueva comunicación remitida a los medios este viernes, por primera vez, expone que el proceso de venta "está en riesgo". Un hecho del que responsabiliza íntegramente a la compañía del magnate británico Sanjeev Gupta. "GFG mantiene sus demandas, no razonables y fuera del acuerdo de negociación, y pone en riesgo el proceso de venta", insiste.

Siempre según la versión de Alcoa, GFG "rechaza comprometer recursos financieros para la viabilidad de la planta" y, en su última valoración, "exige a Alcoa que asuma unos costes en esta transacción de un mínimo de 170 millones de dólares". "Insiste en exigir un inventario de alúmina de 90 días, una cantidad que no es posible almacenar en la planta y que tiene un valor estimado en 30 millones de dólares, sigue demandando derechos de control sobre la planta de alúmina, que no está a la venta ni es parte del acuerdo alcanzado con los representantes de los trabajadores el 13 de agosto, y pretende concesiones no razonables al margen de las prácticas comerciales de mercado como un contrato de suministro de alúmina a 20 años", comenta el gigante de Pittsburgh.

Alcoa insiste en que ella está "poniendo todo de su parte", algo que los representantes de los trabajadores rechazan. La compañía indica que ha accedido a vender la planta de aluminio por un euro y a aportar 50 millones de dólares a una cuenta de depósito de garantía (escrow) para la planta de aluminio. También dice estar dispuesta a asumir la totalidad de los costes de separación de la planta, valorado en 50 millones de dólares, y a proporcionar un contrato de suministro de alúmina de cinco años.

Contrarreloj para las negociaciones

"Pero GFG ha rechazado hacer aportación alguna al fondo de garantía (escrow). Dicho fondo serviría para cubrir las inversiones energéticas necesarias para mantener en funcionamiento la planta de aluminio, o bien para proteger a los trabajadores en caso de que dichas inversiones no salieran adelante", asegura Alcoa en su comunicación, en la que también carga contra Liberty por, según dice, no estar dispuesta a asumir las pérdidas que genera la planta durante el proceso de negociación y solo querer apostar un millón de euros al mes, una cantidad "substancialmente" inferior.

En su comunicación a los medios, Alcoa recuerda que las negociaciones tiene como fecha tope el 27 de este mes. Si no se llega a un acuerdo, el 28 se retomará el proceso de ERE que tiene en jaque a toda la comarca de A Mariña.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad