Coasa san cibrao

Airbus cierra el grifo y el líder aeronáutico gallego se desinfla

Los beneficios de Coasa, que emplea a 400 trabajadores en San Cibrao, caen casi a la mitad y la facturación y los pedidos también se resienten

Airbus tose y el líder aeronáutico gallego se pilla el gran resfriado. Componentes Aeronáuticos (Coasa), filial del Grupo Aernnova, acusa ya en su cuenta de resultados las decisiones del gigante europeo de la aviación, para quien trabaja desde hace años. Antes ya de la paralización del A-380, el avión comercial más grande del mundo, anunciada por Airbus a principios de año, la empresa instalada en el polígono ourensano de San Cibrao tuvo que encajar la caída de pedidos.

Tanto los ingresos como los beneficios de Coasa se resintieron al cierre de 2018. La compañía firmó unas ventas de 46,4 millones de euros, con una sensible caída frente a los casi 51 millones que había facturado un año antes. Los ingresos de Coasa, creada en 1999, proceden fundamentalmente de la subcontratación que realiza con otras sociedades del Grupo Aernnova, con base en el País Vasco, al que pertenece.

El beneficio cae casi a la mitad

Peor evolución presentan tanto el resultado de explotación como el beneficio neto, que cayeron el año pasado prácticamente a la mitad. En el caso del beneficio procedente de sus operaciones ordinarias, Coasa tuvo un resultado de 3,7 millones, que contrasta con el obtenido un año antes, que había sido de 6,5 millones, según las cuentas presentadas por la compañía. El beneficio neto cayó hasta los 2,8 millones en 2018, frente a unas ganancias de 4,4 millones del año anterior.

Coasa detalla en sus cuentas el impacto por la paralización del programa A-380 de Airbus, uno de los encargos para este grupo que tenía firmados, y ha registrado una provisión por importe de 141.000 euros correspondiente a las pérdidas estimadas a incurrir por este contrato. Adicionalmente, ha regularizado existencias ligadas a este programa por importe de otros 124.000 de euros, "así como elementos de activo intangible y material por importe de 588.000 euros". Por todo lo anterior, resume, la cancelación del programa A-380 ha supuesto un efecto negativo en el resultado del ejercicio 2018 por importe de 853.000 euros.

Airbus es el gigante aeronáutico más grande de Europa dentro del segmento de negocio de la aviación y el espacio y el mayor grupo aeroespacial del mundo, disputando tradicionalmente el primer puesto con Boeing. Coasa tiene un plantilla en San Cibrao de casi 400 trabajadores, mayoritariamente fijos.

Los encargos de Airbus

Pero no solo es el avión estrella de Airbus. La cartera comercial de Coasa ha disminuido en términos generales respecto al ejercicio anterior. Así lo reconocen sus gestores.  Las trampas del tren de aterrizaje del A330-340 (cliente final: Airbus), disminuyen su peso en la facturación anual, pasando de un 34,4% a suponer un 27,5% del total. Por el contrario, destaca como principal programa el A350 (HTP, Elevator, Air Inlet 900 y Air Inlet Monolítico), que ha incrementado su volumen en un 8% respecto al ejercicio 2017 y su facturación supone ya un 29,88%.

Respecto a los programas fabricados para la matriz, Aernnova, la filial ourensana señala que los encargos con destino a Embraer han aumentado un 1,5% respecto al ejercicio 2017, suponiendo su facturación un 13,7% sobre el importe total.

La compañía advierte, de cara al futuro, que "la estimación comercial que se presupone para los próximos ejercicios es continuidad de fabricaciones en los niveles del 2018 con la incorporación de piezas de otros programas, imposible de determinar su alcance económico en estos momentos, pero que ayuden a la ocupación de la planta".

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad