Adolfo, el pequeño de los Domínguez: Textil Lonia ya factura tres veces más

stop

La empresa de las sobrinas del modisto ourensano, Bimba y Lola, también equipara sus ventas a las de la compañía que fuera buque insignia de la familia

Tienda de Carolina Herrera (Textil Lonia) al lado de Adolfo Domínguez

en A Coruña, 09 de enero de 2016 (04:02 CET)

Una sola familia dedicada a hacer fortuna en el textil, pero con historias muy diferentes. La saga de los Domínguez ha colocado a sus empresas en lo más alto del sector en Galicia, siempre a la sombra del gigante Inditex, pero alcanzando cifras de facturación por encima de los 100 millones de euros, mientras ampliaban su negocio de la moda en plazas internacionales.

El primero de todos fue Adolfo Domínguez, la cotizada gallega del modisto ourensano, que ahora atraviesa un delicado momento de salud, aplicando un plan de reestructuración para intentar volver a beneficios. De aquella plaza salieron Francisco Javier, Josefina y Jesús, los hermanos de Adolfo, para fundar Textil Lonia, hoy en día el segundo mayor grupo textil de Galicia. Y al abrigo de los hermanos, crecieron las sobrinas del modisto, Uxía y María Domínguez, que pilotan Bimba y Lola.

El tiempo y el balance de cuentas ha hecho que la empresa pionera y las que nacieron después siguieran trayectorias dispares durante la crisis, hasta el punto de que Adolfo Domínguez está cerca de convertirse en la más pequeña de la familia, apabullada por Textil Lonia, que factura tres veces más, y alcanzada por Bimba y Lola, que facturó 98,5 millones en su último ejercicio fiscal, sólo un millón menos que Adolfo Domínguez.

Lonia vale cinco veces más

Lonia, que gestiona las marcas Carolina Herrera y Purificación García, es sin duda la que más brilla, colocada entre las 100 marcas mundiales de lujo más valiosas por encima de Tous o Lotus, según el ranking que elabora Deloitte. En el ejercicio que cerró en febrero de 2015 superó los 306 millones de euros de facturación y elevó sus beneficios un 15%, hasta los 32,2 millones, según los datos proporcionados por la propia empresa que avanzó Moda.es.

Sumaba entonces 537 puntos de venta, con 282 de Purificación García y 255 de Carolina Herrera. Adolfo Domínguez contaba con 370 establecimientos a cierre de su último ejercicio, si bien ha seguido con su plan de ajuste a lo largo del año, lo que implicó el cierre de más tiendas. Además de los números, la venta del 25% que poseía del grupo Louis Vuitton al grupo Puig, segundo accionista también de Adolfo Domínguez, da otra clave para comparar las compañías. El gigante francés tasó en 40 millones el valor del paquete accionarial, atribuyendo, por tanto, un valor total a la compañía de cuatro veces esa cifra, 160 millones. La capitalización bursátil de Adolfo Domínguez se sitúa actualmente en los 33,3 millones, casi cinco veces menos.

El crecimiento de Bimba y Lola

Adolfo Domínguez ha acabado el año convocando una junta extraordinaria para vender un establecimiento en el barcelonés Paseo de Gracia y cubrir pérdidas con la operación. A cierre del primer semestre de su ejercicio fiscal, había disparado los números rojos hasta los 12,2 millones, y había reducido su cifra de negocio en un 11,6%. En su último ejercicio, facturó 99,5 millones, una cifra prácticamente calcada a la de Bimba y Lola, que alcanzó los 98,5 millones.

De seguir la tendencia, es previsible que las sobrinas superen al tío en al cierre del presente curso. Bimba y Lola llegó a entrar en pérdidas en medio de su proceso de expansión, pero repuntó con fuerza, elevando un 13,7% sus ventas y un 10,8% sus beneficios, de 10,6 millones antes de impuestos
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad