Adolfo Domínguez se desangra en bolsa en un año discreto de las cotizadas gallegas

stop

Sólo Inditex mejora de manera destacada su rendimiento en el parqué, por el que vaga sin destino San José mientras Pescanova sigue congelada

José María Fernández de Sousa, Pablo Isla, Adolfo Domínguez y Jacinto Rey

en A Coruña, 03 de enero de 2015 (01:55 CET)

Si las gallegas del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) han dado alegrías en 2015, con la recuperación de Euroespes y la habitual buena marcha de Altia --la empresa del presidente del Deportivo--, el año de las cotizadas gallegas de 'Primera División' ha sido bastante discreto. El liderazgo de Inditex fue indiscutible, pero el bajón del último mes y medio del curso la ha dejado por debajo de los 100.000 millones de capitalización, la cota récord que alcanzó en agosto y que sólo habían logrado Telefónica y Banco Santander en España.

La multinacional gallega cerró 2015 con una capitalización de 98.766 millones, lejos de su máximo anual pero con un considerable incremento en relación a los 73.880 millones que valía en el arranque del año. En diciembre ha seguido marcando una línea descendente que empezó ya en las semanas previas a la presentación de los resultados del tercer trimestre.

San José se aburre

Ha sido la única de las cotizadas gallegas capaz de mejorar sus cifras, con una revalorización superior al 30%, junto a San José, pero la constructora transita sin pena ni gloria por el mercado. Sus acciones cotizan a 0,92 euros, un 0,1 más que cuando arrancó el año, lo que le permite mantener una capitalización de 59,8 millones.

Una cifra exigua, si se compara con los 134,6 millones que valía en el parqué en 2011. La intrascendencia es la tónica dominante. Por lo demás, la mejoría es lógica después de que Jacinto Rey lograra llegar a un acuerdo con la banca acreedora y refinanciar la deuda que la tuvo durante años al filo del abismo.

Adolfo Domínguez no levanta cabeza

Altia, empresa de mucho más reducida cifra de negocio, vale en el MAB 85,2 millones, 25 más que San José. Y de la comparativa tampoco sale bien parada Adolfo Domínguez, que cerró el año con una capitalización de 32 millones.

La textil del modisto ourensano, que comenzó a ejecutar ajustes ya en 2012 ante los malos tiempos que preveía, valía 46 millones en el arranque del año, y 52,5 millones a cierre de 2013. Es decir, se ha dejado un 40% de su valor en el parqué.

La compañía sigue con su proceso de reducción de establecimientos en el mercado ibérico mientras afina el ojo para ubicar sus tiendas en mercados internacionales. El plan de reestructuración, ERE incluído en Galicia, no ha servido para que las cifras remonten, presentando en el primer semestre pérdidas de 12,2 millones, un 145,9% más que los números rojos registrados en el mismo periodo del año anterior, cuando perdió 5,05 millones de euros.

Zeltia, a la espera de Pharmamar 

En cuanto a Zeltia, ahora subida al nuevo reto de Pharmamar, tampoco ha podido mejorar las cifras de hace un año. Cerró curso con una capitalización de 558 millones, el valor más abultado después de Inditex. Arrancó el año con un valor en bolsa superior a los 600 millones.

2015 ha sido el año en el que debutó en bolsa Euskaltel, el nuevo dueño de R, y en el que siguieron congelados los títulos de Pescanova, suspendidos de cotización tras el concurso de acreedores de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad