Adolfo Domínguez reduce pérdidas y encara el fin de su travesía por el desierto

stop

Tras tocar fondo en 2012 con unos números rojos de más de 24 millones, cierra el primer trimestre con un negativo de 644.000 euros

Adolfo Domínguez durante una junta de accionistas | Rosa Veiga (EFE)

15 de julio de 2014 (02:01 CET)

Adolfo Domínguez enfila el camino de la recuperación. Según su última comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía del modisto ourensano cerró el primer trimestre de su año fiscal con unos números rojos de 644.000 euros. La cifra sigue siendo abultada, pero reduce en un 74,8% las pérdidas que registró en el mismo período del año anterior. En los tres primeros meses de su ejercicio continuó con el cierre de tiendas no rentables, sumando seis bajas más entre España y Portugal y cuatro en el resto de países en los que opera. Su plan de recortes ha dado sus frutos y su posición financiera neta ha mejorado en 2,2 millones.

Si bien llevaba años arrastrando pérdidas, los problemas de Adolfo Domínguez eclosionaron a finales de 2011. Acabó el ejercicio con unas pérdidas netas de nueve millones de euros, con lo que duplicaba las registradas un año antes. Inició en ese momento un plan de reestructuración que lo llevó a plantear un expediente de regulación de empleo en su fábrica central en Ourense y a proponer una rebaja salarial por tramos a sus trabajadores hasta que la compañía se recuperase.

Recortes de tiendas, empleos y apuesta por el exterior

Las pérdidas se dispararon durante el ejercicio 2012 hasta los 24,1 millones de euros. No obstante, para entonces ya había iniciado su plan. Recortaría allí donde no alcanzase la rentabilidad deseada, pero seguiría creciendo de forma ordenada en el exterior. Y la hoja de ruta iba dando frutos tímidamente, porque las ventas en el extranjero crecieron casi un 14%. En ese tiempo Estanislao Carpio, un ex de Camper, aterrizó en la firma ourensana y para tomar las riendas de la dirección general.

Eso lo llevó a que a principios de 2013 pusiese fin a los recortes salariales aplicados meses antes. Ese año lo finalizó con un acelerón que lo llevó a recortar sus pérdidas hasta los 10,3 millones de euros, un 60% menos de las registradas doce meses antes. En ese período recortó 130 empleos, cerró 43 tiendas y disolvió tres filiales de su entramado empresarial: Adolfo Domínguez Italia SRL, Adolfo Domínguez Israel LTD y Adolfo Domínguez Panamá.

Comportamiento en bolsa


Así, hasta cerrar el primer trimestre del año con pérdidas de 644.000 euros. Las ventas del grupo han retrocedido un 3,9%, hasta 24,5 millones de euros y su ebitda arrojó un negativo de 1,6 millones de euros, inferior en un 46% al del primer trimestre de 2013. En esta época de reestructuración, la textil ourensana también ha decidido potenciar las ventas on line. De la facturación total, 1,1 millones proceden de su tienda en internet, un 23,3% respecto al ejercicio anterior.

A pesar del recorte en sus números rojos, los inversores no premiaron este lunes a la textil, que cerró la jornada en el mercado continuo con una cotización de 5,26 euros por acción, un 1,68% menos. La capitalización de la compañía asciende a 48,7 millones de euros, un 36% más de la que presentaba en 2012. No obstante, hace cuatro años, su valor en bolsa llegaba hasta los 76,5 millones. Todavía queda camino por recorrer.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad