Adolfo Domínguez pierde a uno de los directivos que la iba a sacar del pozo 

stop

Antonio Valls, ex de Inditex, abandona la firma por discrepancias con la gestión antes de cumplir dos años como director de operaciones 

El diseñador gallego Adolgo Domínguez en una imagen de archivo

en A Coruña, 02 de febrero de 2016 (13:44 CET)

Acosada por los números rojos, Adolfo Domínguez acometió una renovación de su cúpula casi al mismo tiempo que aplicaba la hoja de ruta para redimensionar su negocio y regresar a cifras positivas. En la cúpula de la textil entró primero Estanislao Carpio. Fue en el año 2012, con un puesto creado para él, director general, para liderar la reestructuración.

Dos años después, se incorporaban Antonio Valls, Leovigildo Puente y Laure Pelloux como directores de operaciones, organización y marketing, respectivamente. La compañía, inmersa en el cierre de tiendas fundamentalmente en España y Portugal, seguía intentando reflotar los números, misión que terminó con la aplicación de un ERE en Galicia y con la venta de un inmueble en Barcelona.

Las previsiones de Adolfo Domínguez indican que volverán a cifras positivas en el balance de fin de año gracias a la venta del edificio de la barcelonesa Paseo de Gracia por 45 millones. En el regreso a beneficios ya no estará uno de los fichajes, Antonio Valls, que ha abandonado la empresa, según adelantó Moda.es.

El director de operaciones, ex directivo de Inditex, Chicco o Prenatal, deja Adolfo Domínguez por diferencias con la gestión de la empresa. En su etapa en la textil ourensana se encargó de la reorganización de la estructura logística con el objetivo de reducir costes.

Ni el ERE ni las nuevas incorporaciones a la cúpula, tampoco la reestructuración del negocio, parecen mejorar la salud de la compañía, que a cierre del tercer trimestre presentó unos números rojos de 16,91 millones de euros, un 64% más que en el mismo período de 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad