stop

La compañía ourensana, Adolfo Domínguez, evitó finiquitar a directivos con contratos blindados al considerar procedentes los despidos

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Adolfo Domínguez durante la presentación de resultados en la planta de San Cibrao das Viñas / EFE

en A Coruña, 06 de junio de 2017 (23:00 CET)

No salió excesivamente cara la renovación en la cúpula de Adolfo Domínguez, que relevó al equipo directivo del exconsejero delegado, Estanislao Carpio, ante los malos resultados acumulados por el grupo. El que fuera primer ejecutivo de la cadena, también consejero y accionista de la textil, se llevó una indemnización de 571.000 euros, según el informe de remuneraciones remitido por la compañía a la CNMV, que se sumaron a los 187.227 euros que recibió el pasado ejercicio por su salario como consejero ejecutivo.

Sin embargo, la cúpula directiva que abandonó el barco detrás de Carpio se fue de vacío a pesar del blindaje que incorporaban sus contratos. Según fuentes de la compañía, los despidos de los fichajes estrella que realizó Estanislao Carpio fueron considerados como “procedentes”. Aunque hubo “diferentes causalidades”, el motivo fundamental para justificar el cese fue “la mala gestión” al frente del grupo, explican. Adolfo Domínguez no aclaró si el despido fue recurrido por los afectados.

La compañía asegura que el nuevo personal que se incorporó a la alta dirección no incorpora blindajes en sus contratos

Entre el personal de alta dirección cesado se encuentran Antonio Valls, anterior director de operaciones; Leovigildo Puente, director de IT y organización; Laure Pelloux, directora de marketing; Juan de Mora, director de recursos humanos. También salió de la empresa Raúl Ramírez Hidalgo, director para España y Portugal, actualmente en Cortefiel. Todos ellos figuraban el cuerpo de alta dirección de Adolfo Domínguez junto a otros cinco directivos, que percibieron en el ejercicio 2015 una remuneración conjunta de 1,64 millones.

Respecto a su salida, Adolfo Domínguez afirmaría en la presentación de resultados del grupo en Ourense que el motivo fue "que lo hacían muy mal". “Durante 18 meses perdieron 2,2 millones cada mes. Nos llevaron a punto del desastre”, afirmó

Para determinados contratos de alta dirección, según consta en la documentación remitida por la textil ourensana a la CNMV, se pactaron indemnizaciones por extinción de contrato de un máximo de “60 mensualidades”. Sin embargo, explican en la compañía, al considerarse despido procedente quedan sin efecto los blindajes.

Adolfo Domínguez redujo un 25% el gasto en el consejo y 600.000 euros en alta dirección tras los ceses

En el año que el modisto ourensano laminó a la cúpula de Carpio, el gasto en el consejo de administración se redujo un 25%, quedándose en los 757.888 euros, mientras que la partida destinada a alta dirección cayó en casi 600.000 euros, quedándose en los 1,03 millones. También han desaparecido parcialmente los blindajes de los contratos de la cúpula, pues, según el informe de Gobierno Corporativo, solo lo mantienen tres altos cargos. Previsiblemente, los que compartieron puestos directivos con el equipo de Carpio, pues, según la compañía, las nuevas incorporaciones a la alta dirección no incorporaron cláusulas que garantizasen sus indemnizaciones.

En el actual equipo de dirección, al margen de los consejeros, están Modesto Lusquiños, Dorinda Casal, José Manuel Martínez, Ana Belén Hermida, Vicente Bañobre, Antonio Puente, Rosa María Vega Grúas, Beatriz Pereira y Elena González, esposa de Adolfo Domínguez que dejó el consejo de administración y se mantuvo como directora creativa de AD Mujer.

 

Hemeroteca

Adolfo Domínguez
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad