Adiós al blindaje de acciones impuesto por Benjumea en Abengoa

stop

El acuerdo para el rescate eliminará el privilegio de los títulos A, con los que las familias fundadoras de la multinacional imponen el control en la junta desde 2011, al conferir 100 votos, por tan solo uno que otorgan los de clase B

Juan Carlos Martínez

El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea (derecha) llega, con su abogado, a la Audiencia Nacional el pasado martes. | EFE
El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea (derecha) llega, con su abogado, a la Audiencia Nacional el pasado martes. | EFE

Madrid, 09 de marzo de 2016 (09:36 CET)

Diciembre de 2017 era la fecha en que vencía el blindaje que Felipe Benjumea y el resto de familias fundadoras de Abengoa habían impuesto en 2011 para, sin tener la mayoría de las acciones, mantener el control de la compañía con un porcentaje superior al 50% en los derechos de voto. Dentro de dos años se quedaría en el 17%.

No habrá que esperar tanto tiempo. Con la nueva estructura financiera que están diseñando los acreedores –bancos y bonistas–, desaparecerá el privilegio que permite a Inversión Corporativa controlar la empresa. Ni A ni B. Solo títulos de Abengoa. Y, además, ese 17% quedará reducido a un máximo del 5%.

Hacer y deshacer a su antojo

Desde 2011, la empresa divide sus títulos en los antiguos A y los nuevos B. Aquellos mantienen 100 derechos de voto en la junta, mientras que los de nuevo cuño solo uno. De esa manera, poco les importaba a los Benjumea contar con un porcentaje mínimo de tipo B, sabedores de que los de tipo A les permitían hacer y deshacer a su antojo.

Aunque, desde octubre de 2012, Abengoa invita cada tres meses a sus accionistas, a canjear, de manera voluntaria, acciones clase A por las de tipo B –las suscritas por 450 millones de euros en octubre de 2013–, los Benjumea se habían mostrado remisos a proceder a la conversión. Hasta ahora.

Cambio en el decimosexto periodo de conversión

En el último periodo de conversión, el decimosexto –llevado a cabo entre el 16 de octubre de 2015 y el 15 de enero de 2016, ya con la empresa en concurso de acreedores–, Inversión Corporativa, a diferencia de lo que había sucedido hasta entonces, vio reducido el capital en Abengoa, del 57,48% al 51,23%.

Por el camino, se quedaron casi 5 millones de acciones de tipo A, que redujeron el capital del control por debajo del 50%, y otros millones de acciones de tipo B, que diluyeron el capital del anterior 2,45% al nuevo 1,43%.

Tras el decimosexto periodo de conversión, el capital social de Abengoa se ha quedado en 1,84 millones de euros, representado en 941,56 millones de acciones. Algo más de 83 millones de clase A y 858 de clase B. Todas con un valor nominal de 0,02 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad