Adif paga millonarios sobrecostes a las constructoras de la línea de Angrois

stop

Entre 2014 y 2015, el gestor de infraestructuras abonó más de 46 millones a las compañías por la revisión del precio de las obras e intereses de demora; tiene pendientes de pagar otros 12,4 millones

El presidente de Adif, Gonzalo Ferre / EFE

en A Coruña, 04 de agosto de 2016 (02:32 CET)

La factura de la línea de alta velocidad entre Ourense y Santiago todavía está sobre la mesa de Adif y del Ministerio de Fomento. El gestor de infraestructuras ferroviarias continúa pagando los sobrecostes de las obras que han reclamado en cadena las compañías adjudicatarias, llegando hasta el Supremo para cobrar la revisión al alza del precio.

Adif ha abonado entre 2014 y 2015 más de 46 millones producto de los litigios con las constructoras de la línea donde se produjo el accidente de Angrois. De esta cuantía, 28,9 millones corresponderían al exceso de coste, mientras que otros 17,8 millones se habrían pagado en concepto de intereses de demora.

Además, Adif reserva otros 12,46 millones para pagar el resto de los intereses de demora que a cierre del ejercicio 2015 no estaban abonados. Completarían los casi 60 millones en los que se encareció la obra en los juzgados.

Todas las grandes

La línea entre Ourense y Santiago, según los propios datos de Adif, estaba presupuestada en más de 2.500 millones y en la implantación estuvieron casi todas las grandes constructoras. FCC, Corsam, ACS, Teconsa, Sacyr, Vías, Comsa, OHL o Dragados se adjudicaron contratos de la línea.

El conflicto surgió por una modificación en el cálculo para la revisión de costes que, según las constructoras demandantes, se había aplicado de manera retroactiva. El contencioso llegó al Supremo, que en diversas sentencias fue dando la razón a las empresas.

A cierre de ejercicio, Adif tenía provisionados otros 50 millones para litigios laborales y con clientes, fundamentalmente, contratistas de obra. Vinculados a las revisiones de precio de la línea Ourense-Santiago estarían 121,4 millones, que el gestor de infraestructuras espera que le sean respuestos por la Administración General del Estado, que no consignó partidas a este objeto en los presupuestos de 2016 y que sigue a la espera de que se forme Gobierno de cara a 2017. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad