ACS se suma a EDP y venderá sus renovables en Galicia

stop

El grupo de Florentino Pérez confía en desprenderse antes de fin de año de sus parques eólicos y sus instalaciones fotovoltaicas españolas, con una potencia de 778 megavatios

Florentino Pérez, presidente de ACS | EFE

01 de septiembre de 2014 (13:54 CET)

ACS ha vuelto a poner en el mercado su división de renovables que venderá, si las previsiones no fallan, antes de que acabe el año. Los activos de generación de energía renovable de la compañía presidida por Florentino Pérez, básicamente instalaciones fotovoltaicas y parques eólicos, suman una potencia de 1.000 megavatios, 778 de ellos en España. El grupo había paralizado su venta hasta conocer la letra pequeña de la reforma energética del Gobierno, pero el director general corporativo, Ángel García Altozano, ha confirmado que la desinversión prosigue y que estará cerrada antes de 2015.

El impacto en Galicia será notable. Según los datos de la Asociación Eólica de Galicia, ACS cuenta con parques en Serra de Outes, Vimianzo, Pontececeso, As Somozas y Monte Redondo. Entre todos alcanzan una potencia de 185,10 megavatios. La intención de la compañía de desprenderse de su negocio de renovables no sorprende en Galicia. En primer lugar, porque ACS ya había anunciado su intención de vender los parques; y, en segundo término, porque la portuguesa EDP hizo un anuncio similar a comienzos de año, cuando advirtió de que traspasaría parte de sus parques españoles si no le convencían los términos de la reforma energética, impactando también en la salud del sector eólico gallego.

500 millones en provisiones

En una comunicación remitida a comienzos de este año a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ACS reconoció que en 2011 y en 2012 pudo vender algunos activos de energía verde, pero que "a partir de junio de 2012 comenzó un periodo de sucesivos cambios regulatorios e incertidumbre que han supuesto retrasos, fuera del control de la empresa, en los distintos procesos". El grupo de construcción realizó en el ejercicio 2012 una provisión de 300 millones de euros por el deterioro de estos activos de renovables, a la que sumó 200 millones más en 2013.

No obstante, durante la presentación a analistas de las cuentas semestrales de ACS, su director general indicó que, una vez aprobada definitivamente la reforma energética del Gobierno, y dados los recursos que generan los activos de renovables del grupo, la compañía espera poder reanudar los procesos de venta y cerrarlos antes de fin de este año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad