Abanca suelta el lastre de las cajas: sale de una empresa de jamones de Guijuelo

stop

El banco gallego vende el 20% de Julián Martín por un importe cercano a los dos millones de euros y se deshace de una de las inversiones heredadas de las antiguas entidades de ahorro

Pablo Barro

Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca
Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca

en A Coruña, 04 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

La venta de R a Euskaltel fue con diferencia la mayor desinversión de Abanca el pasado ejercicio, hasta el punto de que permitió a la corporación industrial de la entidad cerrar el ejercicio en beneficios por primera vez en su historia. Sin embargo, al margen de esta operación, el banco llevó a cabo otras desinversiones en empresas que poco o nada tenían que ver con su modelo de negocio y que arrastraba como herencia de las antiguas cajas. 

La última de estas operaciones tiene como protagonista a Julián Martín, una enseña histórica de productos ibéricos de Guijuelo, con clientes de la talla de El Corte Inglés o Marcks&Spencer, en la que Abanca controlaba el 20%. Según consta en la memoria del banco, la operación supone la salida definitiva del capital de la firma salmantina, y se produce apenas un año después de que Bankia vendiese su parte, otro 20%, que provenía de la antigua Caja de Ahorros de Ávila.

Por aquel entonces, en noviembre de 2014, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri colocó su participación por dos millones de euros al empresario Enrique García, vinculado industrial y comercialmente a Julián Martín, que no cerraba la puerta a hacerse con el paquete accionarial en manos del banco gallego.

Vuelta al origen

Abanca Corporación Industrial y Empresarial tiene claro que todo lo que no sean sociedades directamente relacionadas con la operatoria de la entidad financiera o empresas gallegas rentables y bien gestionadas no le interesa. En esta línea se enmarca su salida de Cantabria Generación, firma vinculada al sector eólico en la que controlaba el 50% o la ya mencionada firma de productos ibéricos de Guijuelo.

También en 2015 se consumó la salida del capital de los parques eólicos asociados a Galenova y TH Xinzo y Paraño, adquiridos por Smartener, el grupo de Honorato López Isla; Cafento, el grupo fundador del café El Gallego; el 20% de la Autovía del Barbanza, que acabó en manos de Sacyr, o el 40% del Centro Informático de Servicios de Vigo (CISER), firma especializada en la externalización de servicios del sector bancario que fue adquirida en su totalidad por Prosegur.

"Las operaciones de desinversión se han realizado de acuerdo con las propias sociedades participadas y siguiendo dos criterios básicos: la rentabilidad económica para el Grupo ABANCA y la búsqueda de los accionistas/socios industriales más adecuados para las compañías en función de su actividad y plan estratégico", señalan desde Abanca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad