Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca

Abanca gana 143 millones tras reforzar provisiones con 211 millones

El beneficio atribuido de Abanca desciende un 62,2% frente a septiembre de 2019 debido a las dotaciones por la crisis del Covid-19

Abanca obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio atribuido de 143,4 millones de euros, tras realizar provisiones por 210,8 millones para reforzar su posición financiera ante la crisis del Covid-19. Ese resultado, tras las dotaciones, representa una caída del beneficio del 62,2% sobre el mismo período del año pasado.

La entidad de Juan Carlos Escotet señala que, al cierre del tercer trimestre, la cuenta de resultados del banco muestra un sólido crecimiento en las partidas recurrentes, núcleo de su capacidad para generar resultados. El margen de intereses creció un 10,3%, mientras que los ingresos por prestación de servicios aumentaron un 19,1%, resultando en un crecimiento del 12,5% del margen básico.

Sigue la mejora de márgenes

Descontado el resultado de las operaciones financieras, el margen antes de provisiones mejoró un 16,6%. El resultado atribuido se sitúa en 143,4 millones de euros a pesar del efecto en la cuenta del refuerzo de provisiones.

Gracias al crecimiento de los ingresos y la eficacia del control de costes, el índice de eficiencia se situó en el 59%, destaca Abanca en la presentación. “La captación de sinergias en integraciones y la reducción de costes ordinarios gracias a proyectos de racionalización fueron claves para ello”, explica.

Niveles de solvencia

La entidad asegura que afronta el entorno actual con robustos niveles de capitalización (16,3% del capital total y 1.214 millones de euros por encima de las necesidades), una cómoda posición de liquidez (ratio LTD minorista del 96,3% y 10.905 millones de euros en activos líquidos), altos niveles de cobertura (tasa de 66% para activos dudosos y índice de Texas de 31%) y alta calidad de activos (índice de incumplimiento de 2,6% y nivel de ejecuciones hipotecarias en el balance de la 0,4%).

La cartera de crédito de la entidad está bien posicionada para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Además de baja morosidad y alta cobertura, Abanca señala que presenta una amplia diversificación por sectores de actividad económica y muestra menor exposición a los más vulnerables a los efectos de la pandemia del Covid-19. A este hecho se suma la mayor resiliencia de la economía gallega, “que contribuye positivamente a la solidez y calidad del negocio de la entidad”, señala en una nota.

Escudos ante el Covid

Durante los últimos trimestres la entidad ha puesto en marcha estrategias proactivas de apoyo integral a la sociedad para superar el impacto de la crisis. Abanca ha formalizado operaciones de financiación con aval público por importe de 2.753 millones de euros. 

Además, también ha aplicado facilidades financieras a hipotecas por un total de 798 millones de euros y 381 millones a otros tipos de financiación. Finalmente, el banco realizó 450.000 anticipos de pensiones y gestionó 3.171 anticipos de beneficios de ERTE.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad