A Sandra Ortega se le atraganta el ladrillo: su negocio inmobiliario pierde 10 millones

stop

Ferrado de Inmuebles vuelve a los números rojos después de lograr en 2012 un discreto resultado de algo más de 300.000 euros

Sandra Ortega y su marido | EFE

A Coruña, 18 de diciembre de 2014 (00:00 CET)

A Sandra Ortega los negocios le van viento en popa, aunque todo el mundo tiene traspiés. Es la mujer más rica de España con diferencia. Forbes estima su fortuna en 5.250 millones de euros, patrimonio que gestiona principalmente a través de su holding Rosp Corunna y diversos vehículos de inversión como su sicav Soandres de Activos, la tercera más grande de España. Sin embargo, en todo este maremagnum de beneficios millonarios, la hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera también da algún resbalón. Lo hizo el pasado año con su principal sociedad en el terreno del ladrillo: Ferrado de Inmuebles.

Ferrado regresó a los números rojos el pasado año. Perdió más de diez millones de euros frente a las exiguas ganancias de 372.179 euros que contabilizó el ejercicio precedente. La cifra de negocios también se redujo de forma abultada, de 9,1 millones de euros facturados en 2012, pasó a 3,1 millones.

Con el ojo puesto en vender

Filial de Rosp Corunna, Ferrado basa su negocio en la actividad inmobiliaria, tanto en España como en el extranjero. En territorio nacional cuenta con locales de negocio, parcelas industriales e inmuebles singulares, mientras que la actividad hotelera, la más rentable según su propia memoria anual, la desarrolla en EEUU y Reino Unido.

A pesar de las pérdidas que arrastra la sociedad, sus perspectivas parecen positivas. En el balance remitido al Registro Mercantil indica que "las áreas geográficas" en las que se ubican sus inmuebles, así como la tipología de los mismos "hace que sean menos sensibles a los efectos de caída de los precios generales del mercado inmobiliario de Europa y EEUU". Apunta que estos "pueden obtener mejores resultados en una hipotética venta".

La sociedad destaca, a pesar de sus pérdidas la buena marcha del proyecto hotelero residencial que posee en una de las zonas "más exclusivas de Londres".

Rosp Corunna, una garantía para los auditores

Pero, a pesar de las buenas perspectivas, Ferrado no acometerá nuevas inversiones inmobiliarias "hasta que no venda alguna de las que tienen en cartera".

Tener a Sandra Ortega detrás es sinónimo de garantía. Y es que a 31 de diciembre de 2013, Ferrado de Inmuebles presentaba un fondo de maniobra negativo, por lo que de forma técnica estaba en causa de disolución. Sin embargo y según refleja tanto la propia memoria de la sociedad como sus auditores, "cuenta con el compromiso de la sociedad dominante del grupo para prestarle el apoyo patrimonial y financiero que sea necesario para garantizar la continuidad de sus operaciones".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad