Fernado Abril-Martorell, presidente de Indra / EFE

A Indra se le atraganta la compra de Tecnocom

stop

Los costes "de reestructuración" de Tecnocom recortan hasta catorce puntos el beneficio de explotación de Indra, su nueva propietaria

en A Coruña, 15 de mayo de 2018 (05:00 CET)

Las ventas suben, en lógica consecuencia de conformar un grupo empresarial de mayor dimensión, pero el beneficio se resiente. Primeros datos comparados de Indra antes y después de la opa, sin y con Tecnocom, que permite percibir el efecto de la última adquisición en la cuenta de resultados de la tecnológica controlada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SPEPI).

Indra registró un beneficio neto de 11 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un descenso del 49% respecto al mismo periodo de 2017, debido al menor resultado operativo y a los mayores gastos financieros, según ha informado la compañía a la CNMV. Indra elevó un 26% su contratación y un 15% sus ingresos.

El beneficio se resiente

El efecto Tecnocom se percibe en el último escalón de la cuenta de resultados, el de los beneficios. El resultado bruto de explotación (ebitda) de Indra alcanzó en el primer trimestre los 48 millones de euros, lo que supone un aumento del 1% respecto al primer trimestre de 2017. "Excluyendo los costes de reestructuración de Tecnocom, el crecimiento habría sido del 15%", dice la compañía.

Indra cerró la compra de Tecnocom en abril del año pasado, cuando más del 90% de su accionariado acudió a la opa. También se apuntó y vendió Abanca, que controlaba hasta entonces un 20% de una tecnológica muy vinculada a Galicia, donde tiene una sede que llegó a contar con unos 700 trabajadores. Por tanto, los datos trimestrales de este ejercicio muestran ya el impacto en la cuenta de Indra de la adquisición de la compañía en períodos equivalentes.

Resultado neto y ventas

El resultado neto de explotación (ebit) de Indra fue en el primer trimestre, en términos absolutos, de 26 millones de euros. La propia compañía señala que hubiera alcanzado los 32 millones si se excluye el total de costes de reestructuración de Tecnocom. En el primer trimestre de 2017 había logrado un ebit de 33 millones.

Por su parte, las ventas alcanzaron los 714 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 15% en moneda local, según señala la compañía, impulsadas esta vez sí por la aportación de Tecnocom, el negocio de las elecciones, así como la actividad de defensa y seguridad y por el negocio de tráfico aéreo.

Menos márgenes

Con los márgenes sucede algo parecido al impacto en los beneficios. El margen de ebit se situó en el 3,6% en el primer trimestre de 2018 (el 4,5% excluyendo dichos costes de Tecnocom) frente al 5,2% del primer trimestre de 2017. En este caso incide la compra de Tecnocom, la estacionalidad de la Semana Santa y el impacto de las normas internacionales contables. Excluyendo estos tres efectos, el ebit de Indra habría alcanzado 46 millones de euros, equivalente a un margen del 6,3%, explica.

En el ejercicio 2016, Indra tuvo unos ingresos de 2.709 millones de euros, 34.000 empleados, presencia local en 46 países y operaciones comerciales en más de 140 países. Tras la adquisición de Tecnocom, Indra suma unos ingresos conjuntos de más de 3.200 millones de euros equivalentes a 2016 y un equipo de cerca de 40.000 profesionales.

Pese a este regular arranque de año, la compañía mantiene las mismas estimaciones de ingresos, ebit y generación de caja antes de circulante ya comunicadas para el ejercicio 2018.

Hemeroteca

Abanca
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad