2011: El año del turismo ruso 

stop

TURISMO

Los turistas hacen cola delante de La Pedrera

23 de mayo de 2011 (10:50 CET)

Catalunya es uno de los destinos preferidos del turismo ruso, concretamente del 70% de los visitantes del este que pisan España. El delegado en el país de la Agència Catalana de Turisme, Josep Maria Perramon, explica a Economía Digital cuál es la formula de éxito: “Sol, playa, los Pirineos, románico, gótico, Dalí, Gaudí, Picasso, gastronomía, Port Aventura, Catalunya en Miniatura y los parques acuáticos, entre otros”. Para este verano, las previsiones que tienen encima de la mesa son más dulces que nunca. “Esperamos alcanzar la cifra récord de 600.000 personas”. En 2010 llegaron 370.000.

La principal diferencia con temporadas anteriores es burocrática: el Ministerio de Asuntos Exteriores ha ampliado la plantilla del Consulado de España en Moscú y, por consiguiente, se expenden más rápido los visados. “Aquí había un tapón”. Asimismo, hay otros elementos que favorecen la elección de Catalunya como destino: “La desgraciada situación de Egipto, la seguridad del país y los servicios que se ofrecen, sobre todo en los hoteles”.

Cuenta a favor el paso adelante que han dado desde el sector lingüísticamente. El inglés es poco conocido en la federación y en las zonas más turísticas se están poniendo las pilas para contratar personal que hable ruso. “En Passeig de Gràcia, la mayoría de las tiendas cuentan, como mínimo, con un dependiente que atiende en este idioma”, afirma el secretari general de la Confederació de Comerç de Catalunya, Miguel Ángel Fraile. En el organismo aseguran que estos turistas “se mueven en grupo y gastan mucho”. Una descripción que Perramon intenta superar: “Parte de nuestro éxito es que hemos visto Rusia como un mercado de familias de clase media, no sólo de pequeños oligarcas”.

Eso sí, con recursos suficientes para gastar mucho durante las vacaciones. “Pueden salvar la temporada. ¿Quién más pernocta 11 noches pagando hasta 280 euros diarios?”.

Encuentro mensual touroperadores

Perramon destaca el trabajo de hormigas que han realizado desde la Oficina Catalana de Turisme en Moscú, inaugurada en 1993. La dirige desde el primer día y a su alrededor ha organizado un equipo de personas nacidas en Rusia que pueden atender en catalán, español o ruso. Curiosamente, no todos hablan inglés. “Ninguna otra comunidad está implantada en el territorio y hace el trabajo que realizamos aquí”.

Además de viajar por toda la federación con el paquete de ofertas debajo el brazo, Perramon pone el acento en agasajar a los principales touroperadores del país. “Desde el primer día los convoco un viernes al mes para comer pan con tomate, embutidos y vino. Hablamos de las novedades turísticas de Catalunya”. Una difusión en vivo por la que “nadie más” apuesta.

Un indicio de la buena temporada que esperan se encuentra en el aeropuerto de El Prat. La directora general de Turisme, Marian Muro, dio a conocer en la pasada edición de la fira Mitt de Moscú que entre mayo y octubre llegaron a Catalunya 99 vuelos semanales procedentes de Rusia. Un incremento del 52% respecto a 2010.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad