Recreación de Mercedes Benz sobre sus prototipos de camiones autónomos.

Los camiones autónomos destruirán 4,4 millones de empleos

stop

La llegada de los camiones autónomos permitirá una reducción de las emisiones y un aumento de la seguridad vial, pero implicará un duro golpe laboral al sector

Barcelona, 31 de mayo de 2017 (21:44 CET)

Los transportistas, así como los empleados bancarios y los agentes de viaje, estarán en vías de extinción en las próximas décadas. Aunque todavía no se cuenta con la tecnología para crear vehículos 100% autónomos, el rápido progreso de esta rama de la industria prevé que en el 2030 será una realidad palpable.

Según un informe del Foro Internacional de Transporte (ITF), para ese año podrían desaparecer 4,4 millones de puestos de trabajo de chóferes profesionales en Europa y Estados Unidos. Esta organización, perteneciente al entorno de la OCDE, precisa que en este número se incluyen los puestos de trabajo que quedarán destruidos y los aspirantes que renunciarán a ser transportistas por la imposibilidad de conseguir un empleo.

Las dos caras del camión autónomo

La cara positiva de la moneda es que la llegada de los camiones autónomos ayudarán a bajar costes, reducir las emisiones y lograr un mayor margen de seguridad vial, dice el ITF. Cabe precisar que el 90% de los accidentes protagonizados por camiones han sido por errores humanos, indica un informe elaborado por Volvo Trucks. La cara negativa es la destrucción de puestos de trabajo, y los problemas que tendrán aquellos camioneros que no puedan reciclarse a las nuevas tecnologías.

El impacto será inevitable, advierte el IFT, por ello sugiere que los países armonicen sus leyes y que la llegada de los transportes autónomos se realice en forma gradual y se pueda amortiguar la destrucción de empleo.

Europa quiere acabar con las trampas en el sector

Este informe coincide con la propuesta que la Comisión Europea presentó para modernizar el sector del transporte rodado en la UE. Uno de los puntos más conflictivos es la contratación de camioneros en países como Bulgaria o Rumanía, donde los sueldos son más bajos, para trabajar en Estados donde las nóminas son más elevadas y hay más derechos laborales.

Con el nuevo sistema, la CE propone que un camionero que trabaje al menos tres días al mes en un Estado que paga mejores salarios, debería recibir una mayor remuneración. "Hoy se crean compañías falsas solo para evitar pagar impuestos", declaró la eurocomisaria de Transporte, Violeta Bulc, al presentar el paquete legislativo, que también persigue garantizar que los conductores no duermen el fin de semana en la cabina del camión, sino en su casa o en un hotel, y que al menos cada tres semanas descansen en su domicilio.