Los problemas de la mina de Cosmos llegan hasta el Consejo de Europa

stop

La plataforma Salvemos Cabana denuncia ante el organismo europeo los efectos de la autorización administrativa de la explotación

Impacto visual de la mina de Vilavella en el Camino de Santiago

31/08/2014 - 01:39h

El conflicto que ha desencadenado la autorización del ayuntamiento de Triacastela a la mina de Cementos Cosmos en el municipio para que retome su actividad está más latente que nunca. La plataforma Salvemos Cabana ha llevado la autorización administrativa de la explotación ante el Consejo de Europa.

La asociación contraria a la minería agresiva, y que estuvo muy presente en toda polémica generada con respecto a la mina de Corcoesto en Cabana de Bergantiños, considera que la aprobación de la licencia en Triacastela vulnera tanto el Convenio Europeo para la Protección del Patrimonio Arqueológico como el Convenio Europeo del Paisaje, ambos impulsados por el organismo comunitario a cuya puerta llaman ahora.

Camino y Cova de Eirós, los afectados

Tanto Salvemos Cabana como otras asociaciones medioambientales y de patrimonio y el grupo parlamentario de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) denuncian que la actividad extractiva del grupo cementero afecta gravemente a la Cova de Eirós, uno de los hallazgos de arte rupestre más importantes del Estado desde Altamira. Por si fuera poco, la explotación minera está muy cercana a un tramo del Camino Francés.

Salvemos Cabana asegura que la actividad extractiva “supone un alto riesgo para la conservación del yacimiento” entre otros factores, por el uso de explosivos. Sostiene además que las medidas propuestas por Cosmos –una línea de separación de 50 metros alrededor de la cueva-- no son suficientes. Sobre todo, porque dos terceras partes del yacimiento arqueológico están situados en los mismos terrenos de concesión y debajo de la cantera.

Itinerario Cultural Europeo

Otro de los motivos por los que la explotación de Triacastela ha sido llevada ante el Consejo de Europa es porque, a juicio de los colectivos en contra de su tramitación, la explotación tiene incidencia directa sobre uno de los tramos más espectaculares de todo el Camino de Santiago, declarado como Itinerario Cultural Europeo en 1987 por el propio organismo comunitario.

El comité asesor del Camino de Santiago, órgano consultivo de la Consellería de Cultura, alertó de que la operación extractiva tiene “una evidente presencia visual en un considerable tramo del Camino Francés”.

La polémica sigue a Cosmos

Mientras las críticas de los colectivos contrarios arrecian, desde Cosmos parecen tener claro que si no pueden continuar explotando la cantera de caliza de Vilavella, la fábrica de Oural, su únca planta gallega, no podrá producir.

Cementos Cosmos tiene cuatro plantas en España, dos en Andalucía, la de Toral de los Vados en el Bierzo y la de Oural en Sarria (Lugo), además de varias moliendas. Los problemas no son exclusivos de Galicia.

En las proximidades de la fábrica de El Bierzo se despliegan terrenos donde operan cinco consejos reguladores de productos de calidad que pusieron el grito en el cielo al conocer el proyecto de la cementera. La coincineración de Cosmos, básicamente, quema de neumáticos, plásticos, combustibles derivados de residuos sólidos urbanos, fracciones ligeras de la fragmentación de vehículos fuera de uso y otros tipos de biomasa para su transformación en combustible, les pareció difícilmente compatible con su actividad. Tras varias denuncias y numerosos actos de protesta, la licencia está en punto muerto por la anulación del TSJ.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad