La cotización de Edgewater cayó más de un 700% desde principios de año

stop

La empresa trata de convencer a sus inversores de que puede retomar el proyecto de la mina de Corcoesto

Plano de la mina de Corcoesto

17 de noviembre de 2013 (03:51 CET)

La cotización de Edgewater en la bolsa de Toronto está en caída libre desde comienzos de año. El máximo de este 2013 fue de 0,50 dólares por título. Esta semana, el precio de sus acciones cayó hasta los 0,06 dólares, más de un 700% menos desde que a principios de año consiguiera su valoración más alta. Una mala noticia para la la compañía que controla Mineira de Corcoesto, la filial encargada de impulsar la mina a cielo abierto en Bergantiños. Sobre todo en un momento en el que intenta convencer a sus inversores de que el proyecto gallego no está tocado de muerte.

El pasado 15 de octubre, la Xunta anunció, de forma oficial, el inicio de los trámites de cancelación del proyecto de explotación aurífera de Cabana de Bergantiños. Carecía de solvencia “financiera y técnica”. La empresa necesitaba unos recursos propios de 27 millones de euros según las exigencias de la Xunta. La realidad es que, según las cuentas de Mineira de Corcoesto, a cierre de 2012 tan sólo había conseguido 600.000 euros.

El mismo día en el que el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunció que el Gobierno autonómico tumbaba el proyecto minero, los títulos de la compañía canadiense se depreciaron un 25%.

Edgewater se aferra al proyecto

Frente a eso, la firma minera trata de convencer a sus inversores de que aún hay esperanzas para la mina de oro. Para cumplir con los fondos propios que le exigen la Xunta necesita aportaciones de capital. Pero el anuncio de Feijóo ha complicado las negociaciones.

En una nota de prensa, el consejero delegado de la compañía, George Salamina, trata de contrarrestar el efecto negativo. Asegura que existen “avances positivos y claridad en el proceso de permisos” para el proyecto de Corcoesto. La empresa canadiense se agarra a la declaración de impacto ambiental positiva y a que puede “volver a solicitar los permisos de explotación minera de Corcoesto en cualquier momento una vez que cumpla los requisitos financieros y técnicos”.

 Edgewater se hace eco de unas recientes manifestaciones del conselleiro de Economía, Francisco Conde, en las que aseguraba que la compañía “tenía tiempo para presentar un nuevo proyecto”. La firma canadiense interpreta que “una vez que se cumplan los requisitos financieros y técnicos, la empresa puede volver a aplicar el proyecto de permisos de explotación minera finales para la construcción de una mina de oro a cielo abierto”.

“Seguimos trabajando con el Gobierno de Galicia de una manera constructiva para desbloquear el potencial en Corcoesto en beneficio de la región y todas las partes interesadas”, asegura la empresa. “A la luz de los debates en curso con la Xunta, Edgewater ha puesto en marcha un programa de reducción de costos y racionalización de todos los gastos del proyecto, incluyendo todos los aspectos del estudio de viabilidad”, apunta Salamina.