El comité de la Fábrica de Armas reaparece para cargar contra la Xunta

stop

Los trabajadores de Hércules de Armamento exigen a la empresa el pago de sus deudas y piden la intervención de la administración autonómica para garantizar los empleos

Ramón Mejuto máximo responsable de Hércules de Armamento, arropado por los trabajadores

en A Coruña, 16 de diciembre de 2016 (14:43 CET)

Después de meses sin levantar la voz, a pesar de la delicada situación que atraviesa la empresa y, especialmente sus trabajadores –algunos de los cuales llevan más de un año sin cobrar– el comité de Hércules de Armamento vuelve a aparecer. Pero, en lugar de hacerlo para criticar la gestión de la dirección de la sociedad concesionaria de las instalaciones de la Fábrica de Armas de A Coruña, que apenas llegó a lograr contratos y que no hace sino acumular deudas por doquier, lo hace para cargar contra la Xunta por no garantizar sus puestos de trabajo.

En un escrito firmado por el presidente del comité, Xabier Riobóo, la representación de los trabajadores denuncia la actitud de la consellería de Economía e Industria, concretamente la falta de respuesta a sus solicitudes de reunión y a las iniciativas del Concello de A Coruña y el Parlamento gallego, lo que, según afirman, les hace pensar que "parece que le importa poco que estén en peligro 155 puestos de trabajo", aunque la cifra real ronda el centenar, ya que muchos han abandonado después de denunciar a la empresa por impagos.

Búsqueda de soluciones

Además, consideran "aún más incomprensible" esta postura después de anunciar la empresa el interés de un posible inversor –Mecanizados Escribano– por entrar en el capital de Hércules de Armemento "sobte todo teniendo en cuentra que no estamos sobrados de empresas con un volumen de empleo tan grande, ni tampoco están los tiempos para rechazar inversiones en la comarca con la tasa de paro existente", apunta el comunicado.

Por todo ello, hacen un llamamiento a las administraciones públicas para "implicarse en la solución de todos los problemas" que han surgido como consecuencia de una mala gestión de la directiva "garantizar la continuidad de la fábrica y evitar la pérdida de puestos de trabajo y de cualquier actividad industrial de futuro" en la Fábrica de Armas.

Pendientes de Defensa

La comunicación del comité se produce mes y medio después de la reunión de la comisión de seguimiento de la concesión, a la que Hércules de Armamento llegó con varios incumplimientos flagrantes, uno de ellos precisamente el de no cumplir con la obligatoriedad de mantener a 155 trabajadores en plantilla, y que supondrían el rescate de la concesión por parte del Ministerio de Defensa, titular de las instalaciones, y el cese inmedidato de la actividad en la fábrica.

Sin embargo, a pesar de haber anunciado que darían a conocer el contenido de dicha reunión y los acuerdos alcanzados, desde el ministerio no se ha comunicado nada a este respecto.