Crecen las tasaciones de antigüedades pero sus precios bajan hasta un 50%

stop

“La gente está vendiendo cosas que ni pensaba antes, un ejemplo es Tita Cervera”, explica el anticuario coruñés Juan Olives

Escultura tasada por Galantiqua

06/07/2012 - 01:09h

Existe el tópico de que la crisis no afecta a los negocios cuyos clientes habituales tienen altos ingresos. Sin embargo, la mala situación económica toca a todos en una u otra menor medida. En unos días en los que, por cuestiones totalmente ajenas en Galicia se habla mucho de obras de arte, desde la Asociación Gallega de Anticuarios, su secretario, Juan Olives, explica como los precios de las antigüedades han caído entre un 30% y un 50% en algunos casos.

De forma paralela, Ana Castro, una tasadora profesional que montó hace seis meses la empresa Galantiqua de valoración de antigüedades explica como las tasaciones están creciendo. “La gente ahora tiene ganas de vender cosas que antes no se planteba vender, lo que no hay son ganas de comprar”, explica.

Se vende 'lo mejor'

Olives, dueño de una tienda de antigüedades en la Ciudad Vieja de A Coruña, explica como los productos a los que ahora se les da salida son los de mayor calidad. “Solo las cosas que son muy buenas son las que ahora tienen salida, precisamente porque su precio ha bajado mucho y para muchos es una inversión, una oportunidad en estos momentos. Pongamos un ejemplo: cuadros de 10.000 euros, ahora se pueden conseguir por 5.000. Ese producto se puede seguir vendiendo pero no otros más asequibles”, indica.

Tanto Olives como Castro coinciden en que el comprador de antigüedades tiene unas características propias y unos gustos definidos. “En Galicia sobre todo lo que se demandaba era productos de arte gallega, de pintores, de escultura, tallas barrocas”, explican. “Sin embargo, su precio ahora ha bajado mucho, también porque en la época de bonanza se pagaron verdaderas barbaridades por productos que ahora, para encontrarles una salida, debes de rebajarles el precio a la mitad”, opina Castro.

Cierre de negocios

“La gente está empezando a valorar deshacerse de cosas que no pensaba y de colecciones. El ejemplo más claro está en los medios, es Tita Cervera”, explica Olives, quien comenta que desde que comenzó la crisis ha habido cierres en el sector de las antigüedades, “debido a que la inversión que tienes que hacer es muy alta”.

“Las antigüedades también tienen sus modas. Eso es otro factor que ahora mismo juega en contra de los que quieren venderlas. Hay gente que viene con ofertas de muebles de castaño, de esculturas en bronce con un gran valor pero que ahora mismo no tienen salida en el mercado de las antigüedad, donde está más demandado el art decó”, dice la propietaria de Galantiqua.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad