Campaña de excavaciones arqueológicas en la Cova de Eirós

La Xunta activa (al fin) la declaración BIC de Cova Eirós

stop

La Xunta inicia los trámites para declarar BIC uno de los principales yacimientos arqueológicos de Galicia, como es la Cova de Eirós

A Coruña, 02 de mayo de 2017 (17:22 CET)

Ocho años después de la primeras solicitud, la Xunta, a través de la Consellería de Cultura, ha publicado finalmente este martes en el Diario Oficial de Galicia (DOG) la resolución por la que se incoa el procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento, a la Cova de Eirós, situada en la parroquia de San Cristovo de Cancelo, en municipio lucense de Triacastela.

En la resolución, el organismo autonómico destaca el “excepcional valor científico y patrimonial de la Cova de Eirós”, al “aglutinar un yacimiento paleontológico de gran interés en el fondo de la cueva con un yacimiento arqueológico con una dilatada secuencia de ocupación”. A todo esto se añade la localización del arte rupestre prehistórico, el primera de este tipo conocido en la comunidad autónoma.

La Cova de Eirós aglutina arte rupestre prehistórico y un importante yacimiento paleontológico

Las campañas arqueológicas realizadas en esta cavidad cárstica durante 1993 y en el período 2008-2016 descubrieron restos de osos de las cavernas y ocupaciones paleolíticas que abarcaban desde el Paleolítico medio hasta los momentos finales del Paleolítico superior e indicios de presencia de una serie de motivos y grabados en las paredes de la Gran Sala y en una de las galerías del interior de la cavidad. Hasta la fecha se han identificado 13 paneles con 93 motivos diferentes.

Empujada por la justicia

Como apunta la organización ecologista Adega, la designación como BIC de la Cova de Eirós no responde tanto al interés de la Xunta, a quien acusan de desestimar presuntamente por silencio administrativo la solicitud de incio de tramitación para la protección de este enclave, sino a una maniobra para evitar una sentencia condenatoria del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia a raíz del recurso contencioso-administrativo interpuesto por Adega ante la pasividad de la administración autonómica.