Ethel Vázquez y Heriberto García Porto presentado el balance de ventas de suelo industrial en una imagen de archivo / Europa Press

La promotora de suelo en pérdidas de la Xunta debe 113 millones a Abanca

stop

La Xunta inyectó 94 millones en Xestur en tres años para hacer frente a los vencimientos de un préstamo sindicado de 180 millones asumido por Abanca

Rubén Rodríguez

Ethel Vázquez y Heriberto García Porto presentado el balance de ventas de suelo industrial en una imagen de archivo / Europa Press

en A Coruña, 05 de junio de 2017 (05:00 CET)

La herencia de los quebrados Xestur provinciales es pesada. La reestructuración emprendida por la Xunta para sanear la principal gestora de suelo industrial de Galicia, acompañada de fuertes rebajas de precio en la comercialización de las parcelas, tiene como lastre una importante deuda que el Gobierno gallego ha atendido mediante ampliaciones de capital. Tres ha realizado la gestora de suelo en los últimos tres años, por un valor conjunto algo superior a los 94 millones, íntegramente asumidos por el Instituto Galego de Vivenda e Solo.

El dinero inyectado ha servido para pagar los vencimientos del préstamo de 180,8 millones concedido por diez entidades en la antesala de la fusión de los cuatro Xestur provinciales quebrados. La crisis hizo estallar la burbuja de suelo generada hasta 2010, sacando de mercado los precios a los que se comercializaban las parcelas y frenando parte de los desarrollos previstos. Xestur fue calificado por el Consello de Contas como "inviable", dejando atrás desarrollos como el de Val da Rabeda en Ourense, un millón de metros cuadrados a los que se destinaron 10 millones de fondos públicos y que no tienen uso alguno.

El agujero fue considerable. La nueva gestora de suelo de la Xunta nació con una deuda viva de 228 millones a pagar hasta 2021. Posteriormente, en 2015, Abanca asume la deuda vigente, 135,6 millones, y refinancia las condiciones, ampliando el plazo de amortización hasta 2027.

El año pasado, el Gobierno gallego destinó 30,4 millones a mantener a flote Xestur, de los que 12 millones sirvieron para pagar deuda y los otros 18 se destinaron a abonar el coste de expropiaciones que todavía estaban pendientes de decisión judicial.

Xestur ha paralizado obras que estaban en marcha y ha centrado sus inversiones en los dos últimos años en el Ofimático de A Coruña

Esta dinámica parece que continuará a pesar de las más ventajosas condiciones del préstamo una vez refinanciado por Abanca. Los ingresos de Xestur están basándose en fuertes rebajas en el precio del suelo. En 2015 logró 15,5 millones por ventas de parcelas, que descendieron en 2016 a 9,3 millones. El polígono de As Gándaras (O Porriño) y el de A Sionlla (Santiago) fueron los parques más activos, superando los dos millones de euros en ventas. Todo hace pensar que el polígono compostelano, que apenas tuvo clientes hasta que la Xunta se decidió a rebajar el precio, continuará en línea ascendente, pues Cortizo o Compostelana de Transportes ya han comprado allí terrenos.

Sin embargo, Xestur sigue acumulando números rojos. Perdió 10,2 millones el año pasado, frente a los más de 16 millones del anterior, lo que apunta a que serán necesarias nuevas inyecciones de capital para atender a los vencimientos y a los distintos litigios en curso.

La gestora de suelo limita sus inversiones en los últimos cursos a la urbanización del parque Ofimático en A Coruña. De los 9 millones que movilizó en los dos últimos años, el desarrollo coruñés absorbió 7,3 millones. Al mismo tiempo, Xestur reconoce que ha paralizado obras en curso “que será difícil continuar en tanto no se asiente la mejora del panorama económico y se incremente considerablemente la demanda”. En el escenario actual, la Xunta solo acometerá las inversiones “imprescindibles”.

Aunque está controlada por la Xunta, con un 96% del capital, la sociedad está participada por las diputaciones de Lugo, A Coruña y Pontevedra y por el Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico (Inorde). El presidente es Heriberto García Porto, responsable del Instituto Galego de Vivenda e Solo.