Sánchez emplaza a Iglesias a desbancar a Rajoy

stop

Sánchez contacta con Iglesias para mantener una entrevista tras el congreso del PSOE y establecer un plan para dejar fuera del Gobierno al PP

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias / EFE

en Barcelona, 15 de junio de 2017 (18:51 CET)

Es el momento de Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE se ha comprometido a desbancar a Mariano Rajoy del Gobierno. Y ha emplazado a Pablo Iglesias a ser consecuente con su proyecto. La primera decisión que ha tomado es contestar un mensaje de Telegram de Iglesias, en el que le agradecía el tono empleado en la moción de censura por el portavoz socialista, José Luis Ábalos, para emplazarlo a un encuentro después del congreso federal del PSOE que se celebrará este fin de semana.

Sánchez, sin embargo, quiere ir con pies de plomo. Iglesias fue quien jugó con el PSOE cuando Pedro Sánchez presentó su candidatura a la presidencia del Gobierno. Después de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos, pidió la abstención de Podemos. Pero Iglesias, en ese momento, se negó, con la intención de superar al PSOE en unas segundas elecciones, que se repitieron.

Sánchez se reunirá con Iglesias para ver si realmente pueden trazar una operación contra Rajoy

Iglesias volvió a la carga. Y, horas después de presentar la moción de censura contra Mariano Rajoy, aseguró que la podría retirar si el PSOE presentaba la suya. El debate ya ha tenido lugar, con una asbtención de los socialistas, que han mantenido un difícil equilibrio entre la crítica a Rajoy y el rechazo a los planes de Podemos. ¿Puede caer, en todo caso, el nuevo PSOE de Sánchez en la trampa de Podemos?

Para lograr el máximo consenso, para fortalecer su posición en el seno del PSOE, Sánchez quiere contar en la ejecutiva del partido con Patxi López y con Guillermo Fernández Vara. Los dos han aceptado la propuesta. Si Sánchez es capaz de cohesionar el partido, en las próximas semanas podría liderar alguna propuesta de cambio, que pasa, en gran medida, por buscar una salida al problema catalán.

En una carta en el diario El Mundo, Sánchez ha asegurado que se esforzará “para conseguir cuanto antes una amplia mayoría parlamentaria en el Congreso que desbanque al PP del Gobierno. Pero si continúan los vetos buscaré decididamente ese apoyo mayoritario al cambio en las urnas”.

Es decir, Sánchez es consciente de que la invitación de Iglesias, de nuevo, puede ser una estrategia para evidenciar que el PSOE prefiere apoyar al PP, ya sea de forma activa o pasiva.

Para buscar una alternativa, Sánchez deberá contar con los independentistas

El problema para Sánchez es que no es diputado, después de su decisión de renunciar al escaño, para no votar la investidura de Mariano Rajoy. Lo que constituyó una salida en aquel momento, es ahora un obstáculo. Necesita estar presente en la cámara parlamentaria, y eso le puede llevar a forzar las cosas con celeridad.

Sin embargo, y con la negativa de Ciudadanos a jugar un papel en un escenario en el que también esté Podemos, la alternativa de Sánchez pasa por lograr un acuerdo difícil y complejo con el resto de fuerzas políticas, lo que equivale a buscar apoyos de los independentista y nacionalistas catalanes y vascos. Su opción es impulsar una reforma de la Constitución que atraiga a todos esos partidos.