La realidad demográfica de Galicia constituye un obstáculo para lograr que el 100% de la población disponga de un acceso de alta velocidad a internet en Galicia

El triste récord digital de Galicia

stop

Las cuatro provincias gallegas encabezan la lista de territorios sin acceso a conexiones de más de 10 megas

Economía Digital Galicia

La realidad demográfica de Galicia constituye un obstáculo para lograr que el 100% de la población disponga de un acceso de alta velocidad a internet en Galicia

A Coruña, 03 de mayo de 2017 (08:06 CET)

No tener internet hoy en día es inconcebible para muchas personas. Sin embargo, en España, en pleno siglo XXI, existen territorios con sombra a los que no llega la red de redes. Y en ese mapa, Galicia tiene un triste papel de protagonista. Las cuatro provincias gallegas son las que concentran un mayor porcentaje de población sin posibilidad de acceder a una conexión de más de 10 Mbps.

A Coruña (26,07%), Pontevedra (29,37%), Ourense (33,43%) y, especialmente, Lugo (38,52%), debido en gran medida a factores como la dispersión –que dificulta el despliegue de las infraestructuras– o el envejecimiento de la población, están lejos de cumplir con el objetivo de Bruselas y su Agenda Digital Europea, que pretende que en el año 2020 el 100% de los habitantes de la Unión tengan una velocidad mínima de 30 Mbps.

Galicia está lejos de cumplir con los objetivos que marca la Agenda Digital Europea para 2020

Según los datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que recoge este martes Cinco Días, en la actualidad cerca del 25% de la población está fuera de ese rango. Las zonas de sombra en las que habitan estas personas corresponden fundamentalmente con parroquias o barrios alejados de núcleos de población a los que, incluso, no llega ni la red de cobre ni la telefonía móvil.

Para estas personas, la única solución pasa por las conexiones vía satélite, que pueden llegar a ofertar velocidades superiores a los 30 megas con tarifas que rondan los 25 euros al mes. Solo con ayuda de esta tecnología Galicia podría cumplir a tiempo con Bruselas y dejar atrás un triste récord que constituye una traba más para lograr otro objetivo: el de revertir la agonía del rural.