Elier Ojea ha sido reelegido presidente de Fearmaga, mandato que renueva durante un año más

Elier Ojea: “Ninguén pensa en plantar árbores de calidade para o futuro”

stop

El presidente de Fearmaga advierte a los productores que si buscan la rentabilidad a corto plazo será “o principio do fin” para las empresas del sector forestal

en A Coruña, 14/03/2017 - 11:42h

Elier Ojea es el presidente de la patronal de la madera, Confemadera, y de la federación de aserraderos y rematantes de Galicia, Fearmaga, cargo para el que fue reelegido el pasado 4 de marzo. La renovación de su puesto coincidió con el debate abierto en el sector por las nuevas limitaciones a la plantación de eucalipto, que las asociaciones de productores rechazan.

Para Ojea, sin embargo, el problema no está tanto en el decreto de la Xunta, sino en cómo lograr un equilibrio en el monte gallego. para conciliar un volumen adecuado de producción con una materia prima de calidad. “Hai 50 anos había madeira en cantidade para os grandes consumidores, pero tamén había madeira de calidade en piñeiro, carballo, castiñeiro... Hoxe chegamos a unha situación na que temos que falar de cantidade e non de calidade. A xente está enfocada ao ciclo corto de plantación. Ninguén pensa en plantar árbores de calidade para o futuro”, explica.

Por este motivo, entiende que se ha entrado en una dinámica peligrosa en el desarrollo forestal de Galicia,. “Isto para nós significa o principio do fin. Se temos que depender das importacións de madeira para manter as industrias que dan traballo ó medio rural –que somos pemes, pero somos centos de pemes repartidas polo territorio--, non é unha boa noticia. Temos que ter as dúas compoñentes, calidade e cantidade”, zanja.

En Galicia solo se puede hablar de cantidad de madera, pero no de madera de calidad, en opinión de Elier Ojea

Para lograr este objetivo es fundamental, a su juicio, una actuación a tres niveles, que incida en el aprovechamiento del monte improductivo, en la silvicultura y los incentivos fiscales a los productores. Ojea entiende que con un escenario adecuado, no habría dificultades para plantar madera de calidad, pues “está demostrado que rende o mesmo, que ao productor lle vai compensar ainda que teña que esperar o doble de tempo”.

Las líneas de actuación necesitan contrarrestar un escenario de parcelas abandonadas, desordenadas e, incluso, con propietarios que viven fuera de Galicia. “Hai centos de hectáreas abandonadas que se poderían aproveitar con outro tipo de especie se facemos un esforzo, como dar unha formación sobre que tipo de madeira e de planta é axeitada para cada zona. Un incentivo fiscal importante e unha formación podería facer que os propietarios que teñen o monte abandonado pensaran en plantar”, expone el presidente de Fearmaga. “Os vellos plantaban para os netos”, recuerda Ojea. Pero muchos nietos viven hoy muy lejos de esas parcelas. Es un problema a solucionar, pues si se piensa solamente en lo “inmediato”, se creará una “sensación de sobreoferta e, con ela, a caída de prezos. Non compensará o esforzo feito pola rendibilidade que vai dar”.

Se está creando una sensación de sobreoferta que puede acabar en una caída de precios y, finalmente, acabar con la rentabilidad de las plantaciones

El presidente de Confemadera reconoce que la llegada de Ángeles Vázquez a la Consellería de Medio Rural facilitó el regreso de la patronal a las mesas de interlocución con la xunta, el Consello Forestal y la Mesa da Madeira. Confemadera había dejado de asistir al entender que no existían avances tras años de reuniones. “Non sentiamos que houbera unha escoita pola outra parte”, apunta Ojea.

En este regreso a los foros de diálogo, Confemadera también ha impulsado junto a la Fegamp una comisión a tres bandas con la Xunta para crear una ordenanza tipo para las cortas y sacas de madera.

“Houbo atrancos polo camiño, diferencias de opinión por como tiña que ser a ordenanza tipo. Eu confío que poidamos retomar esas conversas e poñamos un pouco de criterio e orde, porque non é normal que en 114 concellos cada un teña a súa propia ordenanza. Para as pemes significa un esforzo económico de avais e tasas que moitas veces non poden soportar. Ás veces van cortar a un municipio e xorde outra corta no concello do lado que ten unha ordenanza diferente. Non ten sentido. Habería que poñer orde, sen perxudicar a ninguén. Non defendemos a quen fai mal as cousas. Quen fai mal as cousas ten que restauralas. Pero non se pode meter no mesmo saco a todo o mundo, porque hai xente que o fai perfectamente e está sendo perxudicada”, expone Ojea.

El presidente de Fearmaga inicia mandato por un año en una patronal que vivió una escisión en 2014, cuando los aserraderos y rematantes de Lugo abandonaron la federación. Elier Ojea mantiene la esperanza de tender puentes, pues no encuentra sentido a operar divididos. “Creo que a división non é boa porque temos os mesmos problemas en Lugo que en A Coruña, Pontevedra e Ourense. Espero que isto non dure moito tempo, pero cada un ten que tomar as súas decisións e nos aceptamos a que tomaron os empresarios de Lugo. Pero nós temos que seguir adiante, dando os servizos que nos demandan os nosos asociados”.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad