stop

La jueza no encuentra suficientemente justificados los delitos de acoso sexual y cohecho del presidente de la Deputación de Ourense

en A Coruña, 23 de mayo de 2017 (19:10 CET)

Día grande para Manuel Baltar, atribulado desde hace un año por una denuncia de acoso sexual que había puesto patas arriba su posición en el PP ourensano. La jueza Eva Armesto ha decretado el archivo provisional del procedimiento al no encontrar justificación suficiente para imputar a Baltar los delitos de acoso sexual y cohecho por los que estaba encausado. El litigio partió de la denuncia de una mujer, que acusaba el presidente de la Deputación de solicitarle favores sexuales a cambio de ofrecerle un puesto en la institución que entonces dirigía su padre, José Luis Baltar.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 3 de Ourense considera que las grabaciones muestran que, efectivamente, Baltar pidió favores sexuales --o fueron consentidos-- y que también mostró su voluntad de ayudar a la mujer a conseguir un trabajo. Sin embargo, no se colige de las diligencias uno de los elementos clave para el delito penal, pues el ordenamiento castiga a quien pida favores sexuales "en el ámbito de una relación laboral, docente o de prestación de servicios". Baltar no era presidente de la Deputación ni el PP guardaba relación con la denunciante, que solo actuó para el partido de interventora, un servicio no remunerado. El actual presidente llegó a la deputación tras el retiro de su progenitor, que acabó inhabilitado por realizar enchufes para asegurar el congreso de 2012 en favor de su hijo, y contra la opinión de Feijóo, que trataría de descabalgarlo.

La jueza también archiva provisionalmente la causa por cohecho, pues no está probado que Baltar “se haya comunicado de forma alguna con el jefe de personal, ni con el asesor jurídico de la Diputación, ni que haya dado instrucción alguna o realizado acto alguno" para beneficiar a la denunciante.