La tasa de paro entre discapacitados es nueve puntos superior al del resto de desocupados.

Sólo uno de cada cuatro discapacitados tiene trabajo

stop

Además de la alta desocupación, los salarios de las personas con discapacidad son casi un 20% más bajos

Barcelona, 01 de mayo de 2017 (07:06 CET)

En España hay 1.774.800 personas con algún tipo de discapacidad, y que se encuentran en edad laboral. De ellos, tres de cada cuatro no tiene trabajo. Según el observatorio Odismet, de la Fundación ONCE, este colectivo cuenta con una tasa de paro del 31%, nueve puntos por encima de la del resto de la población (21,9%), mientras que la de empleo es del 23,9%, 37 puntos por debajo de la tasa de las personas sin discapacidad, que alcanza el 60,9%.

Discapacitados: la tasa de abandono casi duplica al del resto de trabajadores

Las trabas que encuentran las personas discapacitadas para acceder a puestos de trabajo desaniman cuando no encuentran salidas. La tasa de abandono, precisa este estudio, es del 43%, mientras que en el resto de la población se fija en el 25%.

Entre los que sí han conseguido trabajo, ha crecido el número de los contratos temporales, del 18,91% al 39,9%; mientras que los contratos indefinidos subieron cinco puntos: del 86,19% al 91,49%.

Pero conseguir trabajo no es el único escollo: las diferencias salariales también son amplias. Los salarios de las personas discapacitadas son un 17,1% más bajos, ya que su salario bruto medio se sitúa en 19.023,1 euros frente a los 22.958 del resto de la población.

Tener un trabajo no implica salir del riesgo de pobreza

Los autores del estudio concluyen que tener un empleo no evita la situación de riesgo de pobreza o exclusión social, cuya tasa se sitúa en el 29,7% en las personas con discapacidad (que trepa al 47,1 % en el caso de los jóvenes).

Si se consigue un trabajo, la mayoría son en ocupaciones elementales y en el sector servicios. De los 286.160 contratos firmados en el 2016, el 14,8% fue como personal de limpieza de cocinas y hoteles, el 8,72% como peones de las industrias manufactureras y de obras públicas; el 5,08% como camareros asalariados; el 3,43% como conserjes y auxiliares de seguridad y el 2,62% como empleados administrativos.