stop

Augas de Galicia certifica la presencia de metales tóxicos y contaminates en el rego de San Finx procedentes de la mina de Sacyr

A Coruña, 24 de marzo de 2017 (20:12 CET)

Después de denunciar el pasado mes de enero los vertidos contaminantes procedentes de la mina de San Finx, propiedad de Sacyr, la asociación ecologista Adega exige ahora a la Xunta que actúe para retirar a la constructora el permiso de vertido. Se ampara para esta petición en el expediente abierto por Augas de Galicia, que viene a certificar la presencia de metales tóxicos por encima de los límites legales hasta 1.500 metros aguas abajo de la mina.

Como explica la entidad en un comunicado, por encima de la explotación las aguas bajan limpias. A partir de la bocamina “Buenaventura”, la presencia de metales pesados supera los valores máximos permitidos por las normas de calidad ambiental. En el caso del cadmio, por ejemplo, los resultados de la analítica multiplican por 28 el ese umbral.

Riesgo para la salud

Desde Adega, recuerdan que estos metales pesados son bioacumulativos y están presentes a lo largo de toda la cadena trófica, lo que a la larga puede acarrear alteraciones fisiológicas y genéticas. En este sentido, alertan de que el rego de San Finx va a parar a la ría de Noia, una de las más importantes por su producción marisquera.

A la vista de estos nuevos análisis, esta vez oficiales, la organiazación ecologista exige celeridad al organismo autónomo Augas de Galicia para concluir el expediente y denegar con ello a Tungsten San Finx Sl, la filial del grupo Sacyr, el permiso de vertido. “O contrario significaría un inxustificábel favoritismo cunha empresa cuxa actividade supón un risco certo para a saúde ambiental e cidadá.”, concluye.