Logo de Banco Popular, en una imagen de archivo. EFE/ED/archivo

Arranca la puja por el Banco Popular

stop

Cinco entidades españolas y una extranjera tienen hasta este martes para mostrar su interés por el Popular

A Coruña, 16 de mayo de 2017 (09:35 CET)

Ampliación de capital o venta acelerada. Hasta este martes eran dos las opciones de futuro para el Banco Popular. Sin embargo, el camino parece despejado y desde la entidad presidida por Emilio Saracho, entre constantes vaivenes en Bolsa, se ha activado la segunda alternativa. Cinco entidades españolas y una extranjera tienen hasta este martes para mostrar su interés en una operación corporativa que el mercado lleva alentando semanas.

Según informa el diario Expansión, el equipo de Saracho ha dado ya el pistoletazo de salida para la venta del banco. De acuerdo con dicho medio, Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y una entidad extranjera tienen hasta este martes como fecha tope para mostrar sus intenciones con respecto a una eventual absorción.

Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y un banco extranjero tienen hasta este martes para mostrar su interés

Las muestras de interés han sido recabadas hasta la fecha por JP Morgan, uno de los asesores contratados por Saracho y entidad de la que ha sido vicepresidente mundial. JP Morgan ha abierto parte de los libros del Popular a estas entidades, según las fuentes citadas por Expansión. A la vez, el banco tiene abierta la opción de acometer una ampliación de capital, que permanece en estudio pero todavía no ha sido cuantificada.

Primeros acercamientos

Durante las últimas semanas, el mercado apostaba por la vía que ahora parece tomar forma. La venta de la entidad frente a una incierta ampliación de capital, que en todo caso facilitaría el bajo precio en bolsa del banco

El consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín, reconoció recientemente que  "todos hablan con todos", pero que las cosas no pasaban de "conversaciones de almuerzo". Santander y BBVA, según diversos medios, hicieron un acercamiento al Popular antes de la salida de Ángel Ron, en diciembre pasado, aunque no avanzaron lo suficiente. Sabadell y Caixabank habrían mostrado también interés, pero menor, ya que  consideran que los 36.000 millones de euros de activos dañados que contabiliza Popular son un hándicap que dificulta cualquier operación.