stop

Banco Santander asegura que en los "los próximos días" ofrecerá una solución a los minoristas que perdieron su dinero tras la venta del Popular

Economía Digital

La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín, comparece tras la absorción de Banco Popular, en Madrid. EFE/Fernando Villar

Hemeroteca

Banco Popular

Barcelona, 14 de junio de 2017 (11:54 CET)

El rescate y posterior venta de Banco Popular al Santander ha implicado un enorme perjuicio para miles de pequeños accionistas de la entidad absorbida, muchos de ellos clientes que acudieron, empujados por el banco, a la última ampliación de capital impulsada por el equipo de Ángel Ron. Una semana después de consumarse la desaparición de la entidad, Banco Santander, su nuevo dueño, abre la puerta a compensar a los minoristas atrapados en este embrollo.

“Vamos a analizar bien todas las situaciones para qué soluciones se pueden tomar con los pequeños accionistas que son clientes del banco y que fueron a la ampliación (…). Creo que una vez que acabemos todo el proceso de análisis, en los próximos días, podremos ser más concretos”. Así se ha expresado este miércoles Juan Manuel Cendoya, vicepresidente de Santander España. El directivo ha recordado que “la decisión” de amortizar todos los títulos, con su consiguiente pérdida de valor, fue “de las autoridades”, y por tanto previa a la compra del banco.

En el verano de 2016 el Popular ejecutó una ampliación de capital con la que captó 2.500 millones de euros. Un dinero que, por otra parte, no consiguió su objetivo: sanear el balance de un banco que acabaría siendo rescatado meses después.

En esta ampliación participaron algunos de los accionistas de referencia del Popular, como la entidad francesa Credit Mutuel o el magnate mexicano Antonio del Valle, aunque también miles de pequeños accionistas y clientes. Además de alrededor del 70% de la plantilla, tal y como explicaba este martes Economía Digital.

Banco Popular: a la ampliación de capital del verano pasado acudieron miles de clientes, además de alrededor del 70% de la plantilla del banco

Algunos de estos clientes, para más inri, recibieron préstamos del propio banco para financiar la compra de estas acciones. Muchos de ellos se preparan ahora para reclamar su dinero por la vía judicial con el pretexto de que la ampliación de capital se apoyó en unas cuentas que no reflejaban el estado real del grupo.