Andalucía, Cataluña y Galicia son las comunidades con más desequilibrios para el pago de pensiones. / EFE-Archivo

Galicia es la tercera comunidad con más déficit en las pensiones

stop

Galicia, con un rojo de 3.660 millones, queda por detrás de Andalucía y Cataluña. Pero es la segunda de España en términos relativos

Economía Digital Galicia

Andalucía, Cataluña y Galicia son las comunidades con más desequilibrios para el pago de pensiones. / EFE-Archivo

A Coruña, 16 de abril de 2017 (14:07 CET)

Galicia tiene el tercer mayor déficit en España en el pago de las pensiones: un desequilibrio de 3.660 millones de euros. Según las estadísticas de la Seguridad Social en el pasado ejercicio ingresó 4.871 millones frente a los 8.532 millones de euros de gastos.

Esto significa que la administración gallega puede hacer frente al 57% de las erogaciones para los jubilados, sólo superada por Asturias, donde el déficit lleva a que sólo se pueda hacer frente al 42% de las pensiones.

Galicia puede hacer frente sólo al 57% de sus obligaciones de pagos  

Por provincias, la más deficitaria es La Coruña, que ingresó 1.226 millones de euros menos de lo que gastó, que fueron 3.400 millones. Le sigue Pontevedra, con un desfase negativo de 1.239 millones de euros. Tras ella, Lugo, que gastó 629 millones más de lo que ingresó para pensiones y finalmente, Orense, con un déficit de 565 millones.

La tercera comunidad en valores absolutos

Estas cifras revelan que Galicia sólo está por detrás de Andalucía y Cataluña en valores absolutos. La primera tiene un desequilibrio de 5.500 millones (69,73% de su presupuesto) y la segunda presenta un pasivo de 4.963 millones (78,56%).

Según las estadísticas de la Seguridad Social, sólo Madrid y Baleares tienen superávit, con 224 millones y 197 millones, respectivamente.

Además del pago de las pensiones, en estos egresos también se incluyen los gastos de gestión del sistema (como el del personal) o las inversiones reales. La forma de captar ingresos, en su mayor parte, es a través de las cotizaciones de los trabajadores, pero también hay otras alternativas como los ingresos por transferencias, tasas y precios públicos y las enajenaciones, precisa el informe de la Seguridad Social.