Más del 90% de los menores de 25 años desconocen la rentabilidad de sus ahorros.

El 75% de los españoles ignora la rentabilidad de su cuenta de ahorro

stop

Tener una cuenta de ahorro también implica conocer sus condiciones, para evitar que el usuario tenga que pagar recargos por mantenerla

Barcelona, 27 de mayo de 2017 (19:18 CET)

El concepto de ahorro se inculca desde la edad más temprana, y cuando se llega a mayor, se suele depositar los ingresos en una cuenta bancaria. La idea que enseñaron los padres (ahorrar para tener tranquilidad financiera o poder adquirir productos o servicios) es la misma, pero las cuentas de ahorro suelen tener una ventaja extra: ofrecen una rentabilidad sobre el saldo, de modo que el dinero irá creciendo poco a poco.

Aunque parezca que sean todo ventajas, cabe conocer las condiciones de estos productos para evitar sustos en el futuro. La mayoría de los que disponen de una cuenta de ahorro desconocen sus condiciones. Así lo expone el informe El cliente de la banca digital en España, realizado por el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas – KPMG, en el que se expone que un 75 % de los usuarios de este producto no tiene ni idea de la rentabilidad que están obteniendo.

Para comprender cómo funcionan las cajas de ahorro basta tener en cuenta dos características básicas: la operatividad que permiten realizar y la rentabilidad que ofrecen por el dinero, por lo que no se necesitan grandes conocimientos financieros.

Los jóvenes, los que más lo desconocen

De hecho, el desconocimiento de la característica principal de la cuenta de ahorro es más obvio entre los jóvenes menores de 25 años: el 94,4 % ignoran por completo esta mecánica.

La falta de educación financiera entre los más jóvenes es un problema que ya se viene planteando desde hace meses. Según el Informe PISA 2015 sobre Competencia Financiera, uno de cada cuatro jóvenes españoles de 15 años no alcanza el nivel más básico de conocimientos financieros, lo que evidencia la falta de formación en materia de finanzas de los españoles. 

El riesgo de ignorar las condiciones de la cuenta

Este desconocimiento de las condiciones de cualquier producto bancario y, en este caso de una cuenta de ahorro, puede derivar en problemas que afecten a las finanzas personales. Para empezar, al no saber los intereses que está generando la cuenta, se podrían perder otros productos con mejores condiciones que permitirían obtener una rentabilidad mayor para el dinero. 

Por otra parte, aunque no es algo común, se puede dar que la cuenta imponga unos requisitos mínimos para acceder a las ventajas, como mantener un saldo mínimo. En caso de desconocerlos y no cumplirlos, no se podría aprovechar la ventaja principal de la cuenta de ahorro, su rentabilidad e, incluso, el banco podría imponer una penalización.