stop

Banco Popular cuenta con la ayuda de las autoridades españolas y comunitarias para evitar la quiebra. Estas son las negociaciones que se están desarrollando

Complicidades que evitarán la caída del Popular, 28 de mayo de 2017 (05:00 CET)

Banco Popular es el principal problema económico de España. En la lista de preocupaciones del Gobierno sólo lo supera la gestión del envite separatista propuesto por Junts pel sí y sus órbitas –subvencionadas hasta la extenuación de los presupuestos públicos— en Cataluña. Por esta razón, el papel del ministro de economía, Luis de Guindos, en las negociaciones para buscar una salida el grupo financiero es activo. Según ha podido saber Economía Digital, despacha a diario con los cinco presidentes de los grandes bancos para monitorizar la situación y buscar vías de avance.

Las fuentes consultadas aseguran que el papel del ministro está lejos de lo que podría calificarse como una intervención velada. “No presiona”, aseguran en la cúpula de un posible comprador del Popular, pero “escucha con atención y ofrece toda su ayuda”. Más que intervención, el Ministerio de Economía, tutela los avances con esmero. Esta implicación hace prever una pronta fusión, aunque si ésta fracasa, la Moncloa, que cómo avanzó este medio ha dado instrucciones de no dejar caer al Popular, irá más allá y estaría dispuesta a mediar frente a los grandes inversores.

El Ministerio de Economía tutela los avances del Popular para recuperarse

El objetivo sería ayudar al presidente del banco, Emilio Saracho, a cubrir la ampliación de capital que debería organizarse para esquivar el tercer –el primero es la venta y el segundo la ampliación— y temido escenario: la disolución controlada. Es una fórmula que no sólo asusta en la Moncloa por los riesgos tangibles y el impacto gravísimo que tendría sobre la marca España así como en la recuperación, sino que también genera espasmos en Fráncfort sólo con pensar en la quiebra de un banco controlado por los nuevos mecanismos comunitarios tras la crisis de 2012.

La capital bancaria de la zona del euro reconoce en petit comité que la disolución del Popular sería un reto mayúsculo y pondría en duda los nuevos mecanismos de supervisión y regulación. Cabe recordar que el Popular, aunque obtuvo una de las notas más bajas, aprobó todos los exámenes. Además, nunca en Europa se ha ensayado la quiebra de un banco del tamaño del Popular. Ni siquiera en Grecia o Italia y ello deja la puerta abierta a demasiados riesgos.

Desde el Banco Central Europeo (BCE) hasta la Autoridad Bancaria Europea (EBA; por sus siglas en inglés) están dispuestos antes a dejar cierta manga ancha al Popular. Por ejemplo, se podría negociar con el gobierno español cómo atenuar las exigencias de capital y otras variables clave para el Popular si encuentra un socio estable o el compromiso firme por parte de nuevos inversores. La Moncloa ya habría atado esta posibilidad y, con la vertiente regulatoria y comunitaria controlada, pone el foco en catalizar una absorción y en localizar posibles inversores como alternativa.

Respuestas clave

Mientras tanto, estás son las respuestas a las preguntas principales sobre el futuro del Popular. ¿VENTA O AMPLIACIÓN? La venta es la opción con más posibilidades. La quiebra está descartada ¿A QUÉ PRECIO? La transacción se podría cerrar en 4.000 millones de euros. Se trabaja con una horquilla que parte desde los 0,9 euros hasta los 1,2 euros por título, como avanzó Economía Digital. ¿QUÉ POSTOR? Banco Santander parece el grupo más cercano. BBVA se ha levantado varias veces de la mesa negociadora. ¿CUÁNDO SE SABRÁ SI SE VENDE O NO? La fecha del 10 de junio pierde potencia como límite. Las negociaciones podrían ocupar todo el mes aunque existe la voluntad de firmar lo antes posible.

¿TIENE FONDOS EL POPULAR? Sí. De hecho, atenderá sus próximos vencimientos, el más sensible se produce en junio, sin problemas. ¿ESTÁ BANCO PASTOR EN VENTA?... No. El Popular considera al Pastor como una parte indivisible de su negocio, por tanto se transferirá con el paquete completo –incluidos los activos tóxicos—. Lo mismo sucede con el Popular de Portugal. Tampoco se venderá en solitario ¿Y OTROS NEGOCIOS DEL POPULAR? Aunque Saracho declara intransferible el Pastor y su división lusa, negocia la venta de Wizink cuyo futuro se despejaría en las próximas semanas.