Tienda de Uniqlo en Shanghai. La compañía desembarca este año en España para plantar cara a Zara en su propia casa

Uniqlo va a por el reinado de Zara en logística y distribución textil

stop

La compañía japonesa Uniqlo quiere reducir a 13 días, casi como Zara, el plazo desde que se diseña una prenda hasta que se entrega

Pablo Barro

Tienda de Uniqlo en Shanghai. La compañía desembarca este año en España para plantar cara a Zara en su propia casa

A Coruña, 22/03/2017 - 05:46h

Muy pocas marcas para vestir a medio mundo. Esa es la realidad de un sector textil que encabeza Inditex, la compañía fundada por Amancio Ortega. Pero en los últimos años le han empezado a surgir rivales que amenazan con destronar al gigante de la moda de su trono en la logística y la distribución textil.

En esta guerra, una de las firmas que más empeño está poniendo es la japonesa Uniqlo, que acaba de anunciar su inminente desembarco en España con una tienda en Barcelona que abrirá este mismo otoño. Fast Retailing es la matriz del grupo, en el que también se integran otras marcas como Comptoir des Cotonniers, que llegó a tener tienda en A Coruña, capital del imperio rival. Sus beneficios –448 millones de euros en su ejercicio fiscal, terminado en agosto de 2016 – distan mucho de los de Inditex (más de 3.000 millones). A pesar de ello, tiene armas suficientes para librar batalla.

Su presidente y fundador, Tadashi Yanai, al igual que Ortega, arrancó con un pequeño negocio local. Hoy, la compañía japonesa tiene más de 1.700 establecimientos repartidos por todo el mundo y su valor ronda los 20.000 millones de euros. Sin embargo, a pesar de que Yanai muestra su “respeto” por Inditex, no oculta su deseo de desbancarla del trono de la moda rápida. “No cabe duda de que competimos, pero por otra parte considero que somos marcas complementarias. Zara vende moda, nosotros básicos con elementos de moda. Eso hace que no sea nuestro principal competidor”, apuntaba en una reciente entrevista a la agencia Efe.

Acortar los procesos

Su estrategia pasa por imprimir más velocidad al ya vertiginoso proceso de producción. Quiere acortar a 13 días el tiempo desde que se diseña una prenda hasta que se entrega. En menos de cinco años quieren estar facturando del orden de los 25.000 millones de euros. Respecto a las diferencias, “Zara hace moda, nosotros atendemos a las necesidades de los clientes”, resume Yanai.

Y es que, a pesar de compartir una política de precios bajos y luchar por captar a millones de personas, mientras Zara ofrece un repertorio mucho mayor, que comprende desde vestidos de gala a ropa deportiva, Uniqlo apuesta por la sencillez, la funcionalidad y un diseño duradero. Prendas básicas aptas para cualquier edad. Una moda pensada para todos.