Imagen de archivo de Manuel Añón en la Audiencia Provincial por el pleito de los antiguos accionistas de Novagalicia contra el FROB / EFE

Una estafa de 102 millones a Manuel Añón sienta en el banquillo a antiguos mandos del Pastor

stop

El fiscal pide tres años de prisión para el constructor Gómez Landeira y dos directivos del Pastor por apropiación indebida de 102 millones de Hierros Añón

Economía Digital Galicia

Imagen de archivo de Manuel Añón en la Audiencia Provincial por el pleito de los antiguos accionistas de Novagalicia contra el FROB / EFE

Hemeroteca

Banco Pastor

en A Coruña, 22 de marzo de 2017 (06:00 CET)

Este martes se ha reanudado el juicio contra el constructor Manuel Gómez Landeira, antiguo propietario de Conservera Celta, y dos directivos de Banco Pastor por presunta apropiación indebida de 102 millones de la empresa Hierros Añón, buque insignia del imperio metalúrgico de Manuel Añón, uno de los gallegos de Forbes, con una fortuna estimada en 400 millones.

La Fiscalía acusa a Gómez Landeira y a los dos directivos del Pastor, un director de oficina en A Coruña y el que era director regional de la entidad en la zona norte, de urdir un presunto timo para beneficiarse de la liquidez de la compañía del empresario de A Laracha. El constructor ha negado haber cometido cualquier tipo de estafa en su relación con Hierros Añón en la reanudación del juicio en la Sala segunda del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, después de que la vista fuera aplazada en enero.

Hierros Añón invirtió 102 millones para comprar terrenos en Madrid

El fiscal solicita tres años de prisión para los acusados. Sostiene que el banco aconsejó a Manuel Añón invertir en el mercado inmobiliario en 2007 a través de las empresas de Manuel Gómez Landeira, sin explicar la comprometida situación financiera que atravesaba el constructor, con una deuda de casi 80 millones con el propio Pastor.

Según los datos aportados por la Fiscalía, Hierros Añón habría invertido en la operación 63 millones de manera inicial a través de un préstamo participativo. El objetivo era la adquisición de terrenos en Madrid. Posteriormente, Añón ejecutaría una nueva inyección de 39 millones, informa Europa Press.

El Pastor, responsable civil subsidiario

El escrito del fiscal asegura que solamente 32 millones se llegaron a invertir en la compra de terrenos en diversos municipios de Madrid y que la inyección de liquidez fue aprovechada por el constructor para abrir una nueva línea de crédito en el Pastor, de manera que todos los acusados se beneficiaron. Reclama que Gómez Landeira indemnice con 102 millones a Añón, haciendo responsables a los directivos del Pastor y, subsidiariamente, a la entidad financiera, de 63 millones.

Hierros Añón, por su parte, acusa a constructor y banqueros de presuntos delitos de apropiación indebida y, alternativamente, estafa. Gómez Landeira ha afirmado ante los magistrados que nunca pidió a Añón la participación en sus empresas o proyectos, y que tampoco los directivos del Pastor ejercieron mediación alguna.

Señaló que la idea del préstamo participativo partió de Hierros Añón, tras acordar con la empresa “ir al 50%” en los terrenos que pretendían comprar en Madrid.